Marea azul en España

“Y murieron con las botas puestas”. Así termina la historia del general Custer y su fiel 7º de Caballería. Y así termina la cabalgata al desastre del PSOE, que se ha consumado en la semifinal, antes de la gran final de las elecciones generales del 2012 que nadie pone en duda que ya son de Rajoy.

Fuente: La Ser

Lo que resulta más dudoso es que efectivamente esas elecciones se celebren en las fechas previstas. La marea azul ha sido lo bastante fuerte como para arrebatarle a socialistas prácticamente todo. Cuando finalmente pierdan la Moncloa, me pregunto que quedará del partido, que como poco se dirige hacia una refundación total.

Ahora queda saber cuan impacientes estarán Rajoy y su equipo de llegar al poder. Si la respuesta es que mucho, entonces proseguirán con la estrategia de los últimos meses, de campaña constante de desgaste. Una campaña que parece que ya se ha vuelto a poner en marcha en boca de la flamante nueva lideresa de Castilla-La Mancha, Mª Dolores de Cospedal, la Bienpagá. Ha exigido elecciones cuanto antes, y quizás, observando el azul casi total de España sería deseable que así fuese. Lo contrario augura el peligro de una batalla estéril, tediosa, destructiva, que en poco o nada puede ayudar a España.

O quizás no sea el caso. Con un PSOE mas muerto que vivo, quizas el PP preferirá presentar lo que ahora llaman “un perfil bajo”. Esto es, dejar que Zapatero continue con sus recortes, sin sufrir el desgaste de asumir las riendas antes de hora. Pero me inclino a pensar que la gula podrá más que el cáculo político.

Fuente: La Ser

Pero ¿Realmente tenía otra opción Zapatero? Evidentemente que sí. Para empezar dimitir si era inevitable el programa de recortes, orquestado desde las altas esferas económicas de Europa. Habló de responsabilidad y de viabilidad. Pero ni sus medidas han logrado gran cosa, ni la traición a sus princios ha sido aceptada por el electorado. De hecho, el socialismo español se vendió hace mucho, cuando aceptó las reglas de mercado actuales, que hacen prácticamente imposible las políticas de cohesión social. Especialmente en tiempos de crisis.

Dos años no son nada, dos años de crisis han bastado para dinamitar a un Zapatero difícilmente batible por una oposición torpe y filibustera. Por un adversario tan poco carismático y oportuno como Rajoy. Pero ahí están los datos, marea azul en España. Otra cosa es pensar qué puede pasar los próximos años, si el PP no es capaz de enderezar un poco la situación, sobretodo para los 5 millones de parados (6 según el cómputo) que empañan cualquier valoración positiva sobre la marcha del país. Dos años no son nada, y creo adivinar que el PP puede encontrarse en la misma situación antes de los esperado.

Esta es la razón por la que entiendo que los populares pueden morir de éxito, especialmente si Zapatero decide tirar ya la toalla y pasarle la pelota a Rajoy. La crisis es un monstruo que aún puede fagocitar al próximo gobierno. Y no hay duda de que en ambos casos sería total y absolutamente merecido.

El polémico papel del 15-M

El dichoso 15-M, ese movmiento de perroflautas, que no ha hecho más que molestar con su inoportuna irrupción pidiendo la luna. El 15-M ha venido a ser el dedo acusador a toda la clase política de que está haciendo dejación de sus funciones. Cosa que comparto totalmente. Pero esta protesta de “indignados” a quién ha hecho daño es especialmente al PSOE, porque es el electorado de izquierda quién ha estado receptivo al mensaje: “El PSOE ha traicionado sus principios, ha traicionado a sus votantes”. Y claro está, las traiciones se pagan. Rizando el rizo, José María Barreda, el Ávax de la Mancha, que creyó que traicionando al traidor de su amo iba a ser recompensado, ha visto como Labienpagá le ha pasado por delante.

¿Quién es Enrique Dans?

Pero resulta que van apareciendo en la red análisis que señalan que, después de todo, el 15M pudiera ser no tan fresco, juvenil y espontáneo. Para empezar porque como bien sabe Enrique Dans, uno de sus impulsores, con buen marketing viral se puede vender cualquier cosa. Y quizás la idea que mejor se ha vendido es que la izquierda ya no está con el PSOE, o viceversa que vale igual, precipitando su caída de manera rotunda y anticipada. ¿Y que mejor manera de venderlo que empleando la inocencia, frescura y espontaneidad de la juventud? De ser cierto que son precisamente esos poderes económicos quienes en la sombra  han orquestado y canalizado, con suma delicadeza eso sí, esta pequeña deflagración de descontento popular, me quito el sombrero y le digo a los españoles -macho, la lleváis clara-. Imagino los pensamientos de impotencia de Rubalcaba, quién en ningún momento tuvo oportunidad real de disolver las manifestaciones.

Pero como todas las buenas teorías conspirativas, resulta difícil de demostrar. En todo caso habrá que estar atentos a la evolución de la movida. Después de todo ha sido un fogonazo que quizás ha prendido una mecha de algo mucho más grande. Eso es lo que esperan y desean muchas de las personas que simpatizan con la izquierda y la democracia. Parece una obviedad, pero a veces hay que recordar lo que es una democracia y lo que significa.

El votante “indigno”

Y esta es la interpretación de los socialistas. No puede ser de otra manera, ya que los votantes le han hecho la cama a un partido que los intentó engañar en 2004, y que desde entonces ha enmarañado, judicializado y en definitiva convertido en una pelea de girls en el barro la política nacional. Empleando cualquier cosa que fuese susceptible de agitar a su electorado y desalentar al del adversario, ya fuera los muertos de ETA, las peras y las manzanas o el atentado al espíritu de la transición perpetrado por Garzón. Y los españoles parece que finalmente les han perdonado sus corruptelas, sus mentiras, su chapapote. Por esto y no sin cierta razón, los socialistas se quejan de un electorado “indigno”, muy especialmente el desastroso líder del PSPV Jorge Alarte, que no ha acertado a darle otra explicación a sus mediocres resultados en Valencia.

Pero el votante español hace tiempo que perdió la dignidad. Ahora muchos se conforman con pan y circo, aunque sea del malo, aunque sea Hacendado. Y si es posible, volver a revivir aquellos maravillosos años en los que el verano español era azul, con una legión de obreros construyendo por doquier, para que los nuevos pijos dispusiesen de vistas al mar y aparcamiento para su nuevo 4×4. Esa es la verdad. Y esta utopía es la que ya no puede vender Zapatero, cuya gestión de la crisis ha sido, como poco, desastrosa. El dinero, si es que lo hay, sólo lo puede traer el PP, esa es la idea que ha calado profundamente en el imaginario del pueblo llano.

Pero me temo que por mucho que se lama las nalgas a los triunfadores del 22M, esos buenos tiempos no volverán, al menos no para la gran mayoría. Y quizás me equivoque, pero llegará un dia en que volverán a ser los españoles más progresistas los que tendrán que, una vez más, salir a la calle para propiciar un cambio, que se hace más perentorio que nunca. La democracia española ha envejecido muy rápido y muy mal, tiene las venas esclerotizadas y necesita cambios profundos. Tiempo al tiempo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s