En respuesta a Marat, la necesidad de un nuevo socialismo

Posted: 28 Desembre, 2012 in Política

Hola:

Ha sido muy interesante leer esta entrada acerca de la inutilidad de las ideas y de las acciones de lo que, si se me permite, llamaremos izquierda no-radical. Visto en perspectiva, sin embargo, me parece bastante lógico que las cosas hayan sido así. La sociedad de consumo masivo, con su percepción de estar en el “ascensor social” que es ni más ni menos lo que representa el estado del bienestar, consecuentemente llevan a una relativización de la necesidad de la lucha de clases o del cuestionamiento de la propiedad privada.

Por tanto me gustaría señalar que a partir de ahora pueden darse las bases para un recrudecimiento de esa lucha de clases, pero que no puede mantenerse indefinidamente en el tiempo. Y, en el fondo, hay una contradicción no resuelta que debe superarse para que el socialismo sea viable. Esta contradicción no es otra que el peligro constante de traición a los propios principios socialistas por parte de las élites dirigentes. Lo hemos visto en los caídos regímenes del este, en los que en ocasiones una sola familia se convertía en monarquía virtual (Ceaucescu). La necesidad de que esas élites sean fieles a unos principios éticos es insoslayable.

Marat, no sé si queriendo o sin querer, ha aludido a la necesidad de liderazgo. Este liderazgo, tal como lo veo yo, no es tanto instrumental como psicológico. Después de todo, uno de los fallos de la sociedad perfecta de Marx, como bien han señalado autores liberales como Popper, es su desvinculación con algunos hechos bastante reales. El más evidente de ellos es la imperfección propia del ser humano. Es imposible tener una sociedad perfecta con miembros imperfectos, por tanto se deduce que cualquier aspiración a una República perfecta, Platón dixit, nos lleva a la dictadura arbitraria. Item más, conociendo hoy mucho mejor la naturaleza antropológica podemos afirmar que la búsqueda de líderes es natural en el humano debido a que su cultura emana de la tribu de primates que uno puede encontrar hoy día en cualquier selva.

Este conocimiento más o menos racionalizado es lo que convierte en poderoso al fascismo. La adhesión a un líder supremo todopoderoso no es más que la maximización de lo que enuncio. Lo que sí saben muchas personas es que ese poder apela a sentimientos llamados “instintos bajos”, que no son más que proyecciones defensivas en el contexto de una tribu. Desgraciadamente esto puede volver a reaparecer en la misma Europa.

Volviendo al liderazgo de la revolución, sea esta pacífica o no, necesita este de una ruta clara, pero de unos principios más claros todavía. Han de ser pocos, pero transparentes como el cristal. Y, necesita apoyarse en la ciencia como elemento argumentativo, como religión, si se me permite la expresión, en última instancia. Dicho de otro modo, el desafío es construir una sociedad igualitaria, equitativa preferiría yo, basándonos en una especie que no lo es.

Finalmente, quisiera señalar que, efectivamente, el meollo de la cuestión práctica está en la propiedad. Enajenar totalmente a las personas de la propiedad no es práctico ni deseable. Pero creo que es imperioso reformular el término propiedad privada, acotándolo a un nivel que sea claro, comprensible y aceptable para la sociedad que viene. En este punto vuelvo a indicar que el conocimiento acerca del lugar que ocupa la humanidad en el cosmos ha variado sensiblemente desde los días de Marx. Lo que tiene importantes consecuencias. Por ejemplo en la percepción del planeta como un lugar en usufructo y no un mero campo de dominación. A diferencia de Marx, eso lo tenían muy claro tribus indígenas coetáneas, hoy en general extintas, que con los cánones de hoy se nos aparecen como atrasadas. Yo creo que algunos de los comentarios que han aparecido en este post van en esa dirección. Ecologismo, feminismo y todas esas luchas que parecen parciales no son si no aspectos de una misma lucha, la evolución social.

Yo creo que con esta crisis se abre una posibilidad, el socialismo debe reformularse y sin renunciar a sus principios ofrecer un futuro mejor sin despegar sus pies del suelo.

Podría haber hecho aquí un alegato anarquista, denunciando que cualquier humano tiene todas, repito, todas las opciones a su libre albedrío sin imposición ni ley, que no sean las propias de la naturaleza. Desde amar a asesinar, desde envilecerse a entregarse al prójimo. Pero se entenderá que esto solo será posible cuando la humanidad deje de serlo, para ser otra cosa. Para eso aún falta mucho. Por tanto, ahora se trata de una lucha de clases, en la que quizás ya no podemos hablar estrictamente de proletariado. Quizás deberíamos llamarlo lucha entre los que quieren permanecer en el sistema y los que van quedando excluidos, los damnificados y los que como yo, quieren verlo destruido.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s