Posts Tagged ‘Burocracia’

Calonne, un dels ministres de finances de Lluís XVI

Article original

“Justament i recordant especialment els problemes fiscals a la França del XVIII m’ha semblat trobar un paral·lelisme amb la situació actual, en el que alguns discuteixen el model impositiu. És curiós com es reprodueixen les sospites de corrupció i mala administració. Així con el fet que els privilegiats tenen maneres d’eludir les obligacions fiscals.”

Precisament el regnat de Lluís XVI és quan es fa més evident aquest conflicte entre la defensa dels privilegis d’un grup determinat de persones i dels interessos generals. I que que va tenir com a culminació la Revolució del 1789.

Avui, encara que la situació no és exactament la mateixa, resulta notable que malgrat que algunes empreses ja estan sortint de la crisi, en canvi el panorama per als ciutadans amb menys ingressos sigui tan desolador. S’han proposat reformes per a evitar les receptes neoliberals, però sembla que estem davant una contrarreforma que ja veurem on aboca.

Anuncis

El caso de las prejubilaciones mediante EREs falsos en Andalucía es ya como la gota que colma el vaso. Robar está mal, pero hacerlo a cuenta de fondos para gente que lo puede necesitar desesperadamente es ya el no va más. Parece a fin de cuentas que es lo normal, el caso Gürtel, los pucherazos en la era Matas, el caso Palau, la miríada de ayuntamientos salpicados por el dinero del ladrillo, etc. Como un buen amigo me dijo un día “España es un país rico, por más que se roba siempre queda algo”.

Los casos de corrupción parecen repartirse bastante equitativamente en cuanto a que se roba en función de la caja de caudales que se controla. En muchas ocasiones se puede hablar directamente de delito, pero un muchas otras se cambia la normativa si es necesario para lograr unos fines muy concretos, que normalmente van en la dirección de obtener un sobresueldo o alguna otra prebenda. En este informe de la organización Transparency International vemos que España no es ni mucho menos percibida como la más corrupta de las naciones. Pero dista bastante de vecinos como Dinamarca y en cambio se acerca a niveles de Rumanía. TABLA SINTÉTICA DE RESULTADOS POR SECTORES

De esto se deduce que la corrupción no es un mal endémico español, ni siquiera es la causa de nuestros problemas, si no más bien un síntoma. Un síntoma que percibo como el contraste fluorescente que señala a las células cancerosas de esta sociedad, cuya proliferación resulta alarmantemente, peligrosa. Ese cáncer no es otro que la falta de ética. La interacción entre agentes económicos, poderes públicos y particulares debería discurrir por unos cauces que muchas veces no se respetan. Se inventan normas para impedir teóricamente estos atropellos, pero sin grandes resultados. Y es que no es una cuestión de formas, es una cuestión de fondo, del espíritu con el que se acomete el quehacer diario.

Si uno observa con detenimiento el documento de Transparency International se percatará de que la corrupción no parece hacer distinciones entre capitalismo y socialismo, entre blancos y negros o entre democracias y dictaduras. Ejemplo de ello es la similitud en los altos niveles de corrupción percibidos en EEUU o Nigeria, cuando uno esperaría una notable ventaja del primero sobre el segundo. Quizás debería uno preguntarse hasta que punto estos datos son fiables, en tanto que aparentemente la libertad de prensa americana podría explicar que la corrupción allí sea cualitativamente más llamativa que en Nigeria. En todo caso, lo cierto es que en general los datos son muy sintomáticos de que estamos ante un problema irresuelto de mala praxis.

En España si algo es de destacar es la aparente clemencia con la que se acoge cada nuevo caso conocido. Muy llamativo es que según algunos estudios la corrupción no sea un factor determinante en las decisiones de los votantes ante las urnas. Pero me pregunto hasta qué punto el elector es consciente del daño a la confianza en las instituciones y de los efectos reales sobre la sociedad que esta tiene. Posiblemente este ultimísimo escándalo de las prejubilaciones con falsos EREs aporte un poco de luz en esta dirección. Pues por una parte demuestra que nadie está a salvo de las salpicaduras de la corrupción. Y por otra que lo sustraído debería haber llegado a otros destinatarios.

En estos tiempos de crisis, se ha puesto en duda la eficacia del modelo de bienestar europeo por no ser competitivo. En una economía globalizada, el ascenso de países que parten de condiciones muy competitivas, como China, India o Brasil, obliga a Europa a adoptar alguna estrategia que no la deje marginada en términos económicos.

En estos momentos la postura predominante es la neoliberal, que apuesta por una mejora de la productividad y la competitividad. Mejorar la productividad significa que cada hora de trabajo, el tiempo invertido en proporcionar un servicio o un producto, ha de redundar en un mayor beneficio. La competitividad atañe simplemente al coste para obtener dicho servicio o producto.

Para lo economistas liberales, la primera medida que viene a la cabeza es la reducción de los salarios, que redunda inmediatamente en una mejora de la competitvidad. Que en el fondo, es lo que más preocupa a las empresas en Europa. La argumentación es que se necesita un sacrificio primero para permitir disfrutar después de los réditos al desbancar a la competencia. Lo que ocurre es que Europa, acostumbrada a su alto nivel de vida, parece que está poco dispuesta a sacrificarse por tal finalidad.

Una de las fundamentales críticas neoliberales a la socialdemocracia es que el modelo de redistribución forzada de la riqueza, vía intrusión del estado en la esfera económica repercute negativamente en la consecución de los objetivos de competitividad y productividad. Se podría resumir en que lo que proponen las izquierdas es un “reparto de la pobreza”.

Siguiendo esta lógica, se propone una reducción del peso del estado en términos económicos. Es decir, adelgazarlo para que también se relaje la fiscalidad, atrayendo inversiones y estimulando la iniciativa privada. ¿Pero esto es exactamente así?

Habría que matizar muy mucho estas afirmaciones. Para empezar porque esta situación se debe a que en un mundo con diversas naciones pugnando por la riqueza, y en el que las relaciones son planetarias, se ha establecido una carrera para resituarse en ventaja frente a los demás en vistas a una futura salida de la crisis. Esta fue la apuesta de Alemania, cuando se adoptaron medidas de rigor presupuestario, de contención del gasto público y de la mejora de la competitividad reduciendo sueldos, y de la productividad, invirtiendo en I+D.

La cuestión es que evidentemente no todas las naciones, ni siquiera los lands alemanes son uniformes. Algunas naciones están del todo imposibilitadas para obtener resultados en esta dirección, simplemente por que no reunen los requisitos para ello. Las recetas neoliberales, de hecho, condenan a los más desfavorecidos a condiciones infrahumanas, ya que entre otras cosas permiten intercambios comerciales totalmente desventajosos para una de las partes. Frecuentemente con el apoyo de regímenes totalitarios que son subvencionados a tal fin.

El estallido de la crisis en 2008 puso de relieve que sin mecanismos de control la economía neoliberal trasciende cualquier lógica o ética, poniendo en peligro a la estructura en toda su extensión. Pero hay que tener en cuenta el papel de los estados en esta crisis, que en general favorecieron actividades fraudulentas y que a día de hoy siguen sin proponer un escenario de estabilidad a largo plazo.

La socialdemocracia frente al espejo

La debacle socialdemócrata en occidente hay que interpretarla desde su incapacidad de conjugar el estímulo económico al tiempo que la cohesión social. Es un dilema en el que se ha visto atrapada pues desde un punto de vista capitalista liberal la competitividad pasa necesariamente por la contracción salarial. El problema es generalizable a casi toda Europa, pero en España esta realidad tiene además un componente explosivo debido a una alarmante tasa de paro y de economía sumergida.

El PSOE está ahora mismo implantando medidas que se pueden equiparar a las de cualquier gobierno conservador del entorno. En este sentido, parece que se aceptan las tesis neoliberales sobre cómo afrontar los peligros de la crisis.

La crítica que hago yo a esta postura es que la contención salarial efectivamente mejorará la competitividad, pero que estructuralmente no significa ningún cambio substancial en lo que se refiere a la estabilidad económica a largo plazo. Algunos de los países avanzados que mejor están soportando la crisis lo han conseguido con medidas de este tipo, sí, pero también con una mejora de la productividad y de la innovación tecnológica. Campos en los que todavía pueden presentar batalla a la competencia. Pero que en todo caso la tónica es la de ir degradando las condiciones del ciudadano medio para no perder comba en esta frenética carrera que creo que no lleva a ninguna parte.

En el mercado internacional se producen numerosos intercambios en los que desde unas naciones se compran bienes y servicios a otras. Las diferencias competitivas entre unas y otras determina qué naciones tienen superavit y qué naciones tienen déficit. Por el momento, no se me ocurre cómo todas y cada una de las partes pueden tener superavit. A las naciones que tienen superavit se las puede en general englobar en un grupo que llamaremos de exportadores. Entre los que destacan China, Japón y Alemania. El caso norteamericano es diferente pues desde hace tiempo abandonó el superavit y se financia de otra manera, que en pocas palabras se podría definir imponiendo su masa económica e importancia política como condicionante en las relaciones internacionales.

La pugna de los grupos geopolíticos por la competitividad

Justamente, Estados Unidos, China y Europa son los polos geopolíticos de la nueva realidad económica. Por su volumen e importancia determinan el camino de toda la humanidad. Aunque el clima en general es relativamente bueno, no hay que olvidar que hay movimientos en cada bando para tratar de mantener o aumentar sus ventajas en el mundo. Pero de lo que no cabe duda de que ha sido el creciente papel de China el que está marcando la agenda económica. Precisamente a causa de su gran competitividad, basada en unas condiciones laborales que a día de hoy resultan intolerables para la mayoría de europeos. Ese es el modelo que se pretende combatir y en muchos casos tratando de emular, en especial en lo que atañe a la contención salarial. Dicho de otro modo, se pretende crear riqueza quitándosela a quien la tiene en una cierta medida. Lo que podríamos identificar como las clases medias occidentales.

A pesar de que he mencionado que naciones como Alemania, o Japón, apuestan por la innovación tecnológica como herramienta para mantener su atractivo, lo cierto es que poco a poco China va asumiendo cuotas de mercado que antiguamente estaban reservadas al resto de naciones avanzadas. En este sentido me pregunto, si a la larga, eso no significa que en occidente la carrera por la competitividad nos va a llevar a asumir las condiciones laborales de China. Y de si estas se podrán implementar pacíficamente o las resistencias generadas van a suponer un peligro real de desestabilización.

En todo caso me gustaría recalcar que el papel de exportadoras netas no puede ser asumido por todas las partes. Alguna ha de consumir más de lo que produce para que el sistema funcione. Esto es especialmente importante para con los polos económicos, ya que retirando el estímulo del consumo en todos ellos vía contención, la lógica me dice que eso significará una menor actividad y por tanto creciemiento tanto en el consumo como en la actividad.

Precisamente algunos economistas argumentan que la carrera por la competitividad puede llevar a una contracción global de la economía. Desde un punto de vista ecológico esto es totalmente deseable, y nadie debería asustarse si existiesen mecanismos compensatorios para prevenir que la contracción no perjudica en exceso a la población.

La falacia de la creación de riqueza

Pero lo cierto es que estos mecanismos son muy desiguales dependiendo de que nación estemos hablando. Es más, la necesidad de ser competitivos está en estos momentos reduciendolos en casi todo el planeta. Si bien es cierto que la actividad económica estimula la creación de productos y servicios para la población, la realidad es que estos solamente son disfrutados por una fracción de la misma. En este sentido no me tiembla la mano al afirmar que el sistema funciona, pero de forma injusta y nada equitativa.

Existe la concepción de que es el sector privado el que crea riqueza, idea que sustenta la argumentación para reducir la legislación económica y el papel de los estados. Pero los hechos creo que evidencian que esto es una falacia. Primera y fundamentalmente por que presupone que la actividad privada beneficia a todos. Lo que es una verdad a medias. La actividad privada en general beneficia a unos en detrimento de otros. Esto se ve claramente en cómo se interpreta el juego de la bolsa, en donde el objetivo único es el de la rentabilidad económica, siendo esta posible creando o no riqueza. El extremo de esta afirmación es la especulación, en el que una parte obtiene pingües beneficios sin aportar absolutamente nada a la creación de dicha riqueza, por ejemplo cuando existe una escasez de un bien concreto. Una circunstancia que más adelante señalaré como uno de los peligros reales para que el edificio capitalista se desmorone por completo.

Un ejemplo palmario es el de los planes de salud o de jubilación privados, que a día de hoy demuestran ser totalmente ineficientes, ya que el objetivo de las empresas que los gestionan no es el de dar un mejor servicio, si no de proporcionar réditos económicos a los gestores de dichos fondos. Es un contrasentido que nos explicó a la perfección Michael Moore en su documental Sicko (2007).  Precisamente y atendiendo a datos tan básicos como el de la esperanza de vida, veremos que es prácticamente idéntica en naciones tan dispares como E.E.U.U. y Cuba, mientras que el gasto sanitario por habitante del primero es exponencialmente mayor en el segundo.

¿Significa esto que en los E.E.U.U. se vive mejor? Contrastando otros datos vemos que aunque E.E.U.U. gasta el doble en sanidad que la mayoría de naciones de la OCDE resulta que en realidad hay razones objetivas para pensar que no, que todo lo contrario. Por lo tanto, las conclusiones a las que llego son que el sector privado genera beneficios, pero no necesariamente riqueza, y que desde luego, vivir en un entorno contaminado y estresante mata más aunque nos atiborremos a pastillas.

La falacia de la competitividad

Hace unos días leí en algún lugar la reflexión de un bloguero acerca del absurdo que resulta que en occidente el modelo capitalista que propugna la libre competencia como medio para opimizar bienes y servicios. Puso un ejemplo de cómo a lo que asistimos es a una concentración empresarial que nos lleva a retratos grotescos, como el que muchos compremos los mismos muebles en Ikea, bebamos Coca-Cola o compremos la ropa en Zara.

Por supuesto que en estas elecciones hay que valorar aspectos psicológicos como el estatus social así como la objetividad de los precios y calidad de productos. Pero esa no puede ser la unica explicación para que en el panorama actual la importancia de las multinacionales está empezando a ser cuando menos inquietante ya que apenas 200 empresas aglutinan el 26% del PIB del planeta… 200 empresas.

Como se puede intuir ha habido un crecimiento espectacular en el número de transnacionales que operan en el este asiático. Pero este crecimiento no solamente se debe a la propia iniciativa de China o Corea, si no que se observa una importantísima presencia de inversores extranjeros, principalmente de Europa y Estados Unidos. Dicho de otro modo, el dinero de las ganacias no se reinvierte en los países occidentales, si no que lógicamente buscan la rentabilidad que proporciona el mercado asiático. Es cierto que esto a permitido a China crecer y que ha mejorado la calidad de vida de sus ciudadanos. La pregunta que me hago es si este crecimiento espectacular se corresponde con la mejora real de la vida de un trabajador.

En la mente de todo empresario hay dos máximas o leyes a las que se subyugan el resto de consideraciones. Aumentar beneficios y reducir costes. La explosión de la economía asiática obedece en todo a estas afirmaciones. Y no puede pasar desapercibido para nadie que actualmente se están produciendo cambios en el seno de las grandes corporaciones en la búsqueda de mejores condiciones para su producción o su fiscalidad. Aspectos ambos que pasaré a examinar en el siguiente post.

 

Últimamente se está discutiendo acerca de casi todos los aspectos que rigen la actividad política y la económica. Pero con como telón de fondo y denominador común la crisis. Una crisis que parece arreciará en 2011, y en la se juega nada menos que el futuro del euro, y por ende, el de la UE. Un aspecto importante de lo que acontece hoy en España es que el mundo tiene sus ojos escrutando la deriva del país. Como he dicho, está el futuro de Europa en juego. La caída de España en forma de rescate probablemente tendría repercusiones a escala global. Por esta razón hay que coger con pinzas y microscopio cada gesto, cada palabra que se proyecta en el ámbito público. Asimismo un servidor se pregunta qué parte de la historia es la que no vemos, que es lo que se nos oculta. Hay mucha incertidumbre, hay miedo.

Esta semana el tema de moda está siendo el modelo de estado. Aznar en unas declaraciones incendiarias señaló que el modelo autonómico es inviable, achacando a las comunidades autónoma (CCAA) el lastre del déficit presupuestario. Toma ya.

Algunos se han apresurado a recoger el guante. En Libertad Digital se apunta un posible regreso de Aznar a la palestra. Y no sería de extrañar,  pues no se explica de otra manera el problema que le ha creado a Rajoy con semejante afirmación. Recordemos que varias de las CCAA más endeudadas están gestionadas por el PP. La respuesta de estas ha sido claramente contraria a seguir las indicaciones de Aznar. Cosa perfectamente comprensible. Tenemos el ejemplo de Valencia. Con un presidente que a pesar de sus imputaciones sigue campeando a sus anchas. Con unos medios de comunicación totalmente domesticados, y lo que es más importante, con perspectivas de una reelección.

Para los partidarios de un refuerzo del poder central, vamos a llamarlos jacobinos, la admonición aznariana ha sido como una bendición para abrir la caja de pandora: El modelo de estado. Un modelo que hasta ahora sólo la más rancia derecha y algunos centralistas en la órbita (aplaudan) socialista se habían atrevido a cuestionar públicamente. El debate está servido.

Quizás esté de acuerdo en que el modelo es inviable. Pero las razones aducidas, duplicación de servicios, incompetencia de los administradores, etc., suelen quedarse cortas. Ya que, privatizaciones aparte, se pide que sean la CCAA autónomas quienes mayormente reduzcan su peso en la administración. Obviando, intencionadamente opino, el hecho que algunas de estas comunidades son entidades nacionales que no van a renunciar fácilmente a su cuota de autonomía. En todo caso sí resulta coherente que en el ideario neoliberal, tema del que hablo en este post, se abogue por un adelgazamiento del estado. ¿Pero y este ataque furibundo a las CCAA?

En realidad es un torpedo en la línea de flotación de la identidad nacional de Catalunya, Euskadi o Galicia. Y Aznar lo sabe. Es por esta razón que la sugerencia de volver a un modelo centralizado ha jaleado a las bases del PP. Ya que es bien conocido el éxito de la estrategia de que “la unidad de España se rompe” para movilizarlas.  Por contra, la cara triste, los barones regionales, están lógicamente disgustados y ya han negado públicamente su intención de ceder competencias. Aznar parece que nos está diciendo algo así: “Si mandara yo, aquí iban a cambiar muchas cosas, y todos a callar”.

En realidad, y dado el inequívoco carácter plurinacional del estado español, un modelo federal sería mejor que este café para todos de las autonomías. Mi inclinación personal pero, es el de la confederación. La Confederación Ibérica. Sé que suena extraño, pero este es realmente el encaje para todos los miembros del estado. Y posiblemente Portugal se adhiriese a la idea.

En una confederación sus miembros tienen rango de nación. Autonomía suficiente para decidir si quedarse o partir. Con amplias competencias respecto de su legislación, dejando para el poder central sólo algunas y de común acuerdo. Por ejemplo defensa o política exterior.

La insostenibilidad del estado español, paradójicamente, hay que buscarla en las condiciones que permitieron el crecimiento del gasto público. Es decir, en el tiempo de la burbuja económica. Que coincide básicamente, aunque no es una coincidencia, con las dos legislaturas de Aznar.

Dicha expansión del gasto siguió aumentando con la presidencia de Zapatero. Hasta que sobrevino el pinchazo económico. Las divergencias entre gasto público e ingresos, es decir el déficit,  se acentuó enormemente a partir de entonces. Exacerbado a causa del aumento de desempleados o la disminución de ingresos provenientes de la actividad inmobiliaria,  entre otros muchos factores. Visto así, sólo un milagro hubiese impedido el actual estado de cosas. Ya que ni bancos centrales, ni agencias de rating, ni las propias entidades financieras quisieron ver el humo del incendio. Resumiendo, combustión espontánea

Finalmente señalar que la sospecha de insolvencia bancaria, la corrupción,  así como el importante peso de la economía sumergida y de la evasión fiscal, son entre otros, factores que han suscitado no poca controversia. Y me atrevería a decir que parte de la desconfianza que ahora mismo España despierta en el mundo. En este sentido, las declaraciones de Aznar resultan como poco demagógicas, puesto que añaden más presión a una nación al borde de la intervención. Con las repercusiones que ya he indicado.

Adicionalmente, el rescate multimillonario de las entidades financieras, prestándoles dinero público a bajísimo interés, ha sido a su vez empleado para que estas mismas entidades compren deuda soberana a intereses mucho más altos. De manera que se ha establecido un ciclo diabólico en el que el perro muerde la mano que le da de comer.

La puntilla a este estado de cosas ha sido la marcha atrás del gobierno en la ley de transparencia. Hecho cuyas connotaciones van más allá del simple formalismo, o lavado de cara. Consagran una opacidad que es precisamente lo que pone tan nerviosos a los mercados y a algunos ciudadanos como yo. Y que afecta tanto a la administración pública, como a empresas. Muy inquietante es el papel de los bancos. Recordemos que en los stress-test del 2009, los bancos irlandeses superaron las pruebas cuando de hecho estaban a punto de quebrar.

La solución central aznariana parece obviar estas consideraciones y tirar por un atajo directo a las bases más reaccionarias del PP, y a los desafectos con la la periferia, que no olvidemos cuenta con muchos partidarios entre los votantes del PSOE.

La dicotomía izquierda-derecha, federalismo-centralismo no tiene necesariamente que formar parejas fijas. Pero parece que el golpe de timón de Aznar va a polarizar posturas. Tratando a la izquierda federalista como causa del los problemas de España. Extendiendo un tablero de juego en el que no caben medias tintas. Conmigo o contra mí. La España roja contra la España negra. En un maniqueísmo que va dejando cada vez menos oxígeno para otras propuestas, para otras ideas.

Por estas razones, no es casualidad que haya colocado una bandera neorepublicana en el encabezado. Pues empezamos a vernos cada vez más a un lado u otro de las trincheras, aunque estas sean más simbólicas que reales. Aunque la lucha se dirima ya no en las calles, si no en la red.

Lobo estepario // Jan 18, 2011 at 7:55 am

Amén.
Ya he tenido hoy ocasión de opinar acerca de lo feo que ha quedado eso de arrepentirse acerca de la ley de transparencia. Feo, y sospechoso. La sensación que me queda es algo así como que detrás de un escenario vacío se oye trastear entre bambalinas… ¿Qué coño estarán haciendo? Nada bueno, seguro.

Necesitamos un destape, como en la transición.

Esto de que ni el estado, ni las cajas de ahorros, ni los bancos, ni las inmobiliarias, ni los ejecutivos, ni… Vaya, que ni dios quiere enseñar las vergüenzas, los caprichos, las fugas y demás canalladas, dice mucho de un país, de sus gentes. Qué mierda de país.

En la localidad alicantina en la que me encuentro, ¿Saben qué dijo el alcalde cuando se subió el sueldo? Qué era importante para representar mejor la ciudad… Manda huevos.

También opiné en su momento acerca de mi postura para eliminar las diputaciones. Es de sentido común, pues el redimensionamiento territorial, con los avances en transporte y telecomunicaciones, creo que lo hacen más que factible, deseable (además de que dejaría sin placa a Fabra, el sheriff más malote de la península). No así con las CCAA, ese es un debate aparte, ya que implica algo más que la cuestión meramente administrativa.

Cualquiera con dos dedos de frente entiende esas implicaciones y sabe que precisamente en razón a ellas es por lo que se plantea el debate de las CCAA. Ya sabemos que no existen los santos, o si existen, por nuestras almas impuras no podemos verlos. Pero el papelón que llevan haciendo el PPSOE… desde que recuerdo, es patético, penoso. ¿Como se puede estar jugando a dos bandas tan descaradamente?. Demonizar al adversario en un lugar y besarle en otro. Aquí sí, aquí no, como una zorra cualquiera. Para que después digan que no hay difrencias territoriales, oiga. Sólo recuerdo un paralelismo con Fernando VII, patán dónde los haya en la larga lista de patanes que han tenido el poder en reino.

Mire usted, da la casualidad que no nací como español. Y como estoy con la soga al cuello pues se puede decir que ya ando haciendo las maletas para volver. Un poco a disgusto, y muuuy cabreado. Tan cabreado que me estoy pensando quemar el DNI cuando haya cruzado la frontera. Tan cabreado, que me gustaría grabarlo y colgarlo en youtube.

O si se quiere, voy a ofrecer otro ángulo pero con la misma óptica. Tengo dudas. Dudas razonables. Se supone que mis ideas, mas propias de izquierdas que nada, son las que buscan justicia y todas esas mariconadas de los buenos. Ok. Pero cuando oigo a los cavernícolas, que vaya sí abundan, echando balones fuera. Me da que pensar si merece la pena protestar, opinar o siquiera mover un dedo por ellos. A pesar de ellos. Quizás fuese mejor que le lamiera el trasero a cualquier potentado, sí, al estilo Ansar. Y que le den al mundo mundial.

Otra duda que me asalta surge cuando me hago una visión del conjunto de esta nuestra comunidad. La democrarca hispánica. Empiezo a sentir simpatías por aquellos que en los años 30 del siglo pasado no dudaron en liarse a mamporros por llegar a sus objetivos. A mi edad, ya no me interesan los coches, la moda o el último chisme de apple. Curiosamente, al contrario de lo que le pasa a tantos cuando se envejecen, me escoro a la izquierda cada vez más.

Pero volvamos al asunto. ¿Tiene salvación esta democracia? Mis sensaciones me dicen que no. Entre otras cosas porque necesita de una masa que la rehabilite. Y no veo mucho al pueblo español por la labor. Entonces, y a pesar de eso, ¿merece la pena la molestia?
Me vienen a la cabeza ideas, como el eslogan de las monarquías ilustradas: “Por el pueblo, pero sin el pueblo”. O la de las dictaduras comunistas “La dictadura del proletariado”. Es como montar cubos de Rubik de diferentes formas, pero con idéntico resultado: Al final, los de arriba, acaban siempre por darnos por el culo.

Así que me gustaría que alguien propusiera ideas acerca de si es posible impedir esto. Es más, me da a mi que es la condición fundamental para que la humanidad avance un poquito en este cenagal. Y si no es posible, ¿que queda entonces… retirarse a una cabaña, sentado en una mecedora con una escopeta en la falda?.

P.E. Disculpad el rollo macabeo y las notas biográficas… era del todo imprevisto.

Fe de errores: Por alguna razón he hablado de rehabilitar la democracia, aunque en realidad debería haberla señalado como objetivo, no como origen.

Link

Comentario insertado en la Trinchera Digital

Efectivamente se debe reconocer que en algunos casos la duplicidad de administraciones implica una onerosa carga al contribuyente. Situación que debería corregirse amén de las circunstancias actuales. Un ejemplo claro es el de las diputaciones provinciales que opino deberían suprimirse.

Dicho esto, indicar que en algunos casos es necesario un cierto autogobierno. Ya sea por razones culturales, como en los casos de Nafarroa, Euskadi, Galiza o Catalunya. Ya sea por otras razones, como el caso de Andalucía o Canarias. Por supuesto que pesa mucho el concepto de “café para todos” en la génesis del estado autonómico. Pero echo en falta una estructura más clara. Una mayor responsabilidad fiscal y política. Se trata de dotar a cada territorio de un mayor protagonismo en sus asuntos.

Siempre señalo como ejemplo el de los lands alemanes. Aunque si me preguntan, personalmente me inclino por un modelo confederal al estilo suizo, por ser más democrático y participativo. Se trata aquí de restar argumentos al victimismo nacionalista periférico, justificado o no, así como al nacionalismo españolista, que no tolera otras realidades nacionales.

La península ibérica, sus pueblos, tienen heredados una idiosincrasia particular. Así lo atestiguan observadores externos desde la época del Imperio Romano. La construcción de la nación española fue una imperfecta unión, por asimétrica, que se quedó a medio camino entre el centralismo francés y la atomización italiana. 300 años después de los decretos de Nueva Planta, 35 años después del sombrío régimen, he aquí que siguen esas pulsiones vivas y coleando.

Una última cosa, tanto el gobierno central como los territoriales deberán estar dispuestos a su vez a ceder parte de sus prerrogativas, si es que están por la labor de construir una Europa fuerte. En todo caso, el proyecto paneuropeo está en la cuerda floja, a la vista de las presiones que sufre por parte de gobiernos y mercados. En este sentido, me entristece observar que se está muy lejos de lograr algo valorable por parte de sus ciudadanos. Parece que en esta Europa sólo se encuentran cómodos los fondos de inversión y algunos privilegiados.