Posts Tagged ‘economía’

Voy a reproducir íntegramente un artículo del economista experto en pensiones Vicenç Navarro. En él se critica que tras el impulso al recorte en materia de pensiones no existe un rigor científico y sí un interés económico con tintes netamente conservadores.

EL DOGMA NEOLIBERAL Y LAS PENSIONES

Estamos viendo una avalancha mediática por parte del establishment financiero que tiene como objetivo convencer a la ciudadanía española de que existe un consenso entre los expertos de que hay que retrasar obligatoriamente la edad de jubilación en España, utilizando argumentos que se presentan como científicos, cuando en realidad son profundamente ideológicos, lo cual es fácil de demostrar.

Si el debate que se está realizando sobre las pensiones fuera un debate científico, la dinámica del mismo sería distinta. En un debate científico, si un autor presenta datos que nieguen la validez de los que han sido utilizados por otros autores en defensa de sus tesis, estos autores, en su continua defensa de sus argumentos, no pueden ignorar estos nuevos datos aportados por sus críticos. Tienen que cambiarlos o responder a sus críticas indicado su desacuerdo. De no hacerlo así, correrá el riesgo de perder su credibilidad. Es así como la ciencia se construye. Aparecen tesis y contratesis que deben contrastarse para ver su validez científica. Pues bien, esto no está ocurriendo en el debate sobre las pensiones.

Los autores que sostienen la necesidad de retrasar obligatoriamente la edad de jubilación continúan utilizando datos para apoyar sus tesis de inviabilidad del sistema de pensiones públicas españolas, a pesar de que otros autores han demostrado la falsedad de tales datos. La primera voz que utilizó datos erróneos para justificar el retraso obligatorio de la edad de jubilación fue la Comisión Europea en su informe sobre las pensiones en España. En tal informe se escribía que “las pensiones pasarán de representar un 8.4% del PIB en el año 2007 a un 15.2% del PIB en el año 2060, lo cual convierte el sistema público de pensiones en insostenible”. Esta postura, utilizando la misma narrativa y los mismos datos, ha sido reproducida por el Banco de España, por los informes del BBVA y del Banco de Santander, por la Fundación de las Cajas de Ahorro, por el manifiesto de los 100 economistas patrocinado por Fedea (la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, financiada por los mayores bancos y grandes empresas de España) y últimamente por la OCDE.

Todas estas instituciones no son instituciones científicas sino instituciones financieras o próximas a la banca y al mundo de las grandes empresas. Tienen un enorme poder en configurar la sabiduría convencional económica del país, la cual promueven a través de fundaciones, revistas académicas, prensa diaria, y otros medios. Establecen así la ortodoxia económica, con su propia Inquisición, que margina o ignora a las voces críticas que no comulgan con su ideario neoliberal. (Por cierto, acaba de estrenarse un excelente documental en EEUU, “Inside Job”, sobre como se generó la crisis financiera en EEUU, mostrando el papel clave que la banca jugó en establecer la ortodoxia neoliberal que llevó al desastre. El documental también muestra como los departamentos de economía y escuelas de negocio de las universidades estadounidenses más conocidas crearon tal ortodoxia, analizando las conexiones de estos centros universitarios con el mundo financiero. Un tanto igual podría escribirse sobre las conexiones entre el mundo universitario y las instituciones financieras y empresariales en la creación del argumento de la insostenibilidad del sistema de pensiones públicas en la Unión Europea, incluyendo España).

Esta observación no quiere decir que todos los que utilicen aquel argumento y aquellos datos de insostenibilidad sean neoliberales o estén defendiendo los intereses del mundo financiero. En realidad, como firmas del manifiesto de los 100, hay economistas que no encajan dentro del ideario neoliberal. Y el propio Ministro de Trabajo, el Sr. Valeriano Gómez, en respuesta a una pregunta de una periodista de El País (12.12.10), la cual le preguntó si el aumento de la productividad no invalidaba el argumento de insostenibilidad, el Ministro respondió que incluso si la productividad aumentara un 2 o un 2.5% por año, el sistema de pensiones públicas sería insostenible en el 2050, pues tales pensiones absorberían el 15% del PIB, una cifra, según él, inviable. Y pocos días después, un economista de credenciales progresistas, el Catedrático de Hacienda Pública Ignacio Zubiri, acentuaba el mismo argumento, con parecidas cifras. El hecho de que incluso tales autores reproduzcan estos datos y argumentos muestra el grado de dominio de tal pensamiento en la cultura económica del país.

El que existan también personas progresistas no neoliberales que sostengan aquellas tesis de inviabilidad, se presenta como el “consenso” entre expertos. Pero se ignora deliberada y maliciosamente, que hay muchas voces críticas de la supuesta inviabilidad de la Seguridad Social. Autores como Dean Baker, co-director del Center for Economic and Policy Research de Washington, y el Premio Nóbel de Economía Joseph Stiglitz, en EEUU, y el Catedrático de Economía Juan Torres y yo (entre otros) en España hemos criticado tales argumentos, documentando el error de los supuestos que cuestionan la insolvencia de la Seguridad Social. En el caso español, he mostrado como las pensiones pueden representar un 15% del PIB en 2060 y no ser ningún problema. Y he explicado porque esto no es un problema.

Lo hago ahora de nuevo.

Si la productividad laboral creciera un 1.5% por año (una cifra razonable), esto querría decir que en el año 2060 el PIB sería 2.20 veces mayor que ahora, cifra que se calcula elevando el 1.5% a la 53 potencia (2060-2007= 53 años). Esto quiere decir que si el PIB fuera 100 en el año 2007, en el año 2060 serían 220 unidades. Naturalmente que el PIB en 2060 será mucho mayor que 2.20 veces que ahora, debido predominantemente a la inflación. Pero es importante comparar manzanas con manzanas y no con peras. Es decir, que cuando digo 2.20 veces mayor, estoy utilizando monedas con la misma capacidad de compra. O sea que el PIB de 2060 que utilizo es el que España tendría descontando la inflación.
Pues bien, en el año 2007 nos gastábamos 8 unidades en pensionistas y 92 en no pensionistas. Y en el año 2060 nos gastaríamos el 15% de 220, es decir, 33, en pensionistas y para los no pensionistas 220-33=187.

Resultado del incremento de la productividad, habrá más recursos para los pensionistas y para los no pensionistas. En realidad, hace cincuenta años nos gastábamos en España menos de la mitad que ahora en pensiones públicas, y aún cuando el porcentaje del PIB en pensiones se ha más que doblado, ello no ha implicado que haya menos recursos para los no pensionistas. Si ustedes leen las hemerotecas de hace cincuenta años, verán que se utilizaban los mismos argumentos que se utilizan ahora por los catastrofistas.

EL SILENCIO ANTE LAS CRÍTICAS

Frente a estos datos, los que sostienen la tesis de inviabilidad del sistema de pensiones público (en el caso de que sus argumentos fueran científicos) debieran responder y decir porque estos datos no invalidan sus tesis. Lo que no pueden hacer (repito, si es que se consideran científicos) es ignorarlos y continuar repitiendo como papagayos las mismas tesis y utilizando los mismos datos, tal como están haciendo. Y ahí está la prueba de que no son científicos, sino ideólogos, lo cual aparece incluso más claramente cuando ignoran y nunca citan los trabajos y los datos de los autores que muestran sus falacias o errores.

Los datos que he mostrado se han publicado en muchos forums, tanto en revistas científicas, como en diarios y prensa escrita. Pues bien, no han sido en su mayor parte contestados.

En un debate científico serio uno esperaría que los autores que utilizan aquellos datos catastróficos cuestionaran varios supuestos de mis tesis.
Uno, por ejemplo, podría ser el de estar en desacuerdo en que la economía española pudiera crecer un 1.5% por año. Me parecería un debate productivo y relevante. ¿Cuánto puede aumentar la productividad en España, y cómo aumentarla? ¿Y cómo ello afectaría los recursos futuros para sostener la Seguridad Social? Otro debate podría ser como el impacto de la entrada de la mujer en el mercado laboral podría afectar las cifras que se utilizan para analizar el incremento de la riqueza y, por lo tanto, los recursos de 2060. Y muchos otros temas.

Sin embargo, ha habido un silencio ensordecedor sobre estos temas (excepto un grito histriónico de un portavoz del manifiesto de los 100 economistas negando que la productividad crecerá en España, lo cual, de ser cierto –que no lo es- sería un problema gravísimo, mucho mayor que el de la sostenibilidad de las pensiones). Y ahí es donde se muestra el carácter ideológico de tales argumentos. Presentar a organizaciones de conocida orientación neoliberal, como la OCDE, la Comisión Europea, o Fedea (todas ellas instituciones que tienen escasa credibilidad científica) como instituciones que gozan de credibilidad científica es equivalente a señalar que el Vaticano y sus argumentos en contra de la utilización de preservativos (como medida protectora contra el SIDA) tiene credibilidad científica. En todos estos casos la motivación de sus argumentos es la fe (católica) en el caso de la Iglesia, y neoliberal en el caso de aquellas instituciones.

¿QUIÉNES SON LOS SUPUESTOS EXPERTOS?

Otro ejemplo de la campaña propagandística neoliberal es la presentación de economistas próximos a la Banca (tales como los analistas de Fedea) por parte de los medios de mayor difusión del país como “expertos en pensiones”, tal como hace El País en un análisis sobre las pensiones. Uno de tales expertos es José A. Herce, que ha ido profetizando el colapso de las pensiones, retrasando la fecha del colapso cada diez años. En 1995 predijo que la Seguridad Social tendría un déficit del 0.62% del PIB en el año 2000 y del 0,77% en el 2005. Un año más tarde, 1996, predijo que el déficit sería de 1.35% del PIB en el 2000, y del 1.80% en el 2005. En realidad, la Seguridad Social nunca tuvo déficit y continúa hoy teniendo superávit. Ello no frenó al Sr. Herce que, en su testimonio en el 2009 en la Comisión no permanente de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo, aseguró a la Comisión que la Seguridad Social entraría en déficit en el año 2020. Aconsejo al lector que vea lo poco creíbles que han sido las predicciones de tal llamado “experto” y otros, detallado en el libro de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón, titulado ¿Están en peligro las pensiones públicas? Las preguntas que nos hacemos y las respuestas que siempre nos ocultan, distribuido por Attac.

Es sorprendente la relajación del rigor y excesiva tolerancia de algunos medios en la reproducción del dogma neoliberal. ¿Se figura usted que un médico errara sistemáticamente sus diagnósticos dañando al paciente como consecuencia de ello, y que continuara siendo presentado como un gran clínico? Pues esto es lo que está ocurriendo.

http://www.vnavarro.org/wp-content/uploads/2010/12/el-dogma-neoliberal-y-las-pensiones-28dic10.pdf

http://www.vnavarro.org/

************************************

No me cabe duda de que asistimos a un embate de nuestros derechos adquiridos democráticamente. Las tesis neocon que propugnan la privatización en todos los órdenes no conduce a una mejora substancial de las condiciones de vida del ciudadano, más bien al contrario. Los graves problemas de las personas más desfavorecidas en naciones liberales como los EEUU o Reino Unido, en materia de trabajo o de salud deberían hacernos reflexionar.

En España la gravedad del asunto se amplifica por la cantidad de personas que tiene dificultad para encontrar empleo. Recortar los ya escasos apoyos a las capas de población desfavorecida va a suponer condenar a la pobreza a millones de personas. La reforma de las pensiones se ha hecho para recortar el déficit del estado y para allanar el camino al sector financiero para entrar en el negocio de las pensiones privadas. Unas pensiones que a día de hoy tienen una rentabilidad tan baja que ningún economista honrado se las recomendaría.

Así pues, de lo que aquí se trata no es de la viabilidad del sistema. Si no de que se está tratando de salir de esta crisis sacrificando a los más débiles. Es decir, que la crisis terminará, pero no para muchas familias cuyos ingresos no les permitirán disfrutar del “nuevo orden”.

Interesante artículo sobre la especulación con la deuda soberana.

Enlace al artículo original

Después de Grecia, Irlanda…
Siguen los estragos de la crisis del euro
por Jean-Claude Paye*

Están cayendo las fichas del dominó. La crisis financiera irlandesa reproduce el esquema de la que ya tuvo lugar en Grecia y abre el camino a las que vendrán, en Portugal y en otros países. Para pagar sus guerras en Afganistán e Irak, Estados Unidos ha decidido monetizar su deuda pública, o sea encajarle sus propias facturas al resto del mundo. Esa afluencia de liquidez permite a las élites capitalistas devorar presas cada vez más opulentas. Habiendo saqueado ya el Tercer Mundo, ahora pueden emprenderla con el euro. Sin embargo, observa Jean-Claude Paye, lejos de impedir que lo hagan, el Banco Central Europeo las favorece a expensas de los pueblos europeos, a quienes imponen políticas de austeridad.

Una frase que se atribuye a Marx nos enseñó que si la historia no se repite, por lo menos tiene tendencia a tartamudear. Ese diagnóstico ilustra a la perfección el nuevo ataque contra el euro. Ante la crisis irlandesa, los mercados financieros han puesto en escena un guión similar al de la ofensiva contra Grecia [1]. Se trata del desplazamiento de una causa externa: la política monetaria expansionista de la FED (Federal Reserve). De la misma manera, la ofensiva de los mercados tendrá también el apoyo de Alemania.

Al igual que durante los meses de abril y mayo de 2010, el anuncio de una futura inyección masiva de liquidez por parte de la Reserva Federal estadounidense no ha hecho bajar el valor del dólar sino que ha reactivado el asalto especulativo contra la eurozona. Alemania también ha dado origen, en parte, al acelerado incremento de las tasas de interés de las obligaciones irlandesas, así como de las portuguesas y las españolas.

Las recientes declaraciones, pese a todo puramente formales, de Angela Merkel sobre la necesidad de obligar a los acreedores privados a tomar parte, en caso de reestructuración de la deuda de ciertos países de la eurozona, ha acentuado la desconfianza de los mercados hacia los países más débiles.

El objetivo de la FED: una creación ininterrumpida de burbujas financieras

La frase de John Connally, secretario del Tesoro de la administración Nixon en 1971, de que «El dólar es nuestra moneda, pero es problema de ustedes», cobra hoy más actualidad que nunca. Hasta ahora la monetización de la deuda estadounidense le crea menos problemas a Estados Unidos que a sus satélites. El arbusto de la degradación financiera de Grecia ya había bastado para disimular el bosque deficitario estadounidense.

De la misma manera, durante este fin de año la deuda irlandesa eclipsó el anuncio de un nuevo programa de compra masiva de bonos del Tesoro por parte de la Reserva Federal estadounidense. Esta maniobra de «quantitative easing» consiste en hacer bajar las tasas de interés sobre las obligaciones del Estado y debe permitir, a razón de 75 000 millones de dólares, una inyección de 600 000 millones a la economía estadounidense.

La FED ya había introducido una suma de 1 700 millardos [1 millardo = 1 000 millones] de dólares en el circuito económico estadounidense. Este nuevo programa de inyección de liquidez nos demuestra que esa política ha fracasado, puesto que ahora hay que recurrir a una nueva serie de compras. Pero lo más importante es que nos indica que el «quantitative easing» ha dejado de ser una política de carácter excepcional. Ahora parece destinada a mantenerse y se convierte en un procedimiento normal [2].

Contrariamente a lo que declara el Departamento del Tesoro, el objetivo de la creación de moneda a la que recurre Estados Unidos no es permitir que los bancos concedan créditos a los particulares y a las empresas. Dada la coyuntura económica, esa demanda es actualmente reducida y las instituciones financieras disponen de importantes reservas.

Ya hay abundancia de liquidez. Agregar más no resolverá el problema actual, que en realidad reside en la desconfianza de los bancos ante la falta de solvencia de los posibles candidatos a recibir nuevos préstamos, o sea en cuanto a la rentabilidad de sus inversiones.

¿De qué puede servir entonces esta inyección permanente de liquidez en un mercado ya saturado? Para responder a esa pregunta basta con observar los efectos de esa política: formación de burbujas especulativas y alza desmesurada del valor de los activos, afluencia de capitales hacia los países de fuerte crecimiento, como China o la India, y ataques especulativos, sobre todo contra la eurozona.

La política estadounidense de monetización de su deuda pública resulta actualmente poco inflacionista porque gran parte de los capitales está saliendo de Estados Unidos para ir a situarse en los mercados emergentes, razón por la cual no está alimentando la demanda interna en Estados Unidos.
Tampoco provoca una fuerte caída del dólar porque las compras adicionales de activos –oro, materias primas y petróleo– que esa medida está provocando se están efectuando con dólares estadounidenses, lo cual sostiene la cotización de esa moneda. Los especuladores estadounidenses hacen sus compras con su propia moneda, mientras que los «inversionistas» extranjeros, incitados a seguir el movimiento de alza inducido por esa política, están cambiando sus monedas nacionales por dólares para comprar «activos».

El objetivo del BCE: transferir a los bancos los ingresos de los trabajadores

En lo tocante a la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) anunció la continuación de su política de compra de obligaciones soberanas. También ha decidido prolongar su dispositivo de refinanciamiento de los bancos, ilimitado y con una tasa fija, por un nuevo periodo de al menos 4 meses.

Aquí también se hace patente un cambio de actitud: ya no se presenta esa política como un hecho excepcional sino con carácter permanente [3].
La modificación de la política del BCE reside en su compromiso en cuanto a la duración. «En tiempos normales, el BCE compra títulos a corto plazo: 3 semanas, un mes, más raramente 3 meses. Pero, desde la crisis, el BCE se puso a comprar títulos a un año de plazo, algo nunca visto.» [4]

Ese cambio invierte el papel del BCE, que de ser el prestamista a quien se recurre como último recurso pasa a convertirse en un prestamista de primera línea. El Banco Central Europeo funciona así como una institución crediticia.
El BCE ha adquirido hasta ahora bonos sobre la deuda pública por un monto de 67 000 millones de euros [5], esencialmente en títulos de Estados que vienen afrontando dificultades, como Grecia e Irlanda. Estamos por lo tanto muy lejos aún de la compra de 600 000 millones de dólares que hizo la FED.

La política del Banco Central Europeo es diferente, no sólo en el plano cuantitativo sino también en el aspecto cualitativo, ya que esta institución ha decidido esterilizar su inyección de liquidez, disminuyendo en la misma medida los préstamos que efectúa a los bancos privados.

El objetivo del Banco Central Europeo es tratar de retrasar lo más posible una reestructuración de la deuda griega, de la irlandesa y de la portuguesa… porque los grandes bancos europeos están seriamente enfrascados en su propio financiamiento. Se trata, ante todo, de salvar las instituciones financieras y de tratar de que la factura la paguen los trabajadores y los ahorristas.

Para lograrlo, la Unión Europea y los Estados miembros han entregado a los mercados financieros la llave del financiamiento de los déficits. Los Estados tienen que obtener préstamos a través de las instituciones financieras privadas, que a su vez obtienen fondos a bajo precio del Banco Central Europeo.

Aunque la media de los déficits de los Estados miembros de la Unión Europea es del 7%, o sea muy inferior al 11% que déficit de Estados Unidos [6], la Unión Europea ha emprendido una brutal reducción de los gastos públicos.
La Comisión Europea quiere imponer a los países un largo tratamiento basado en la austeridad para volver a una deuda pública inferior al 60% del PIB y ha abierto procedimientos por déficit excesivo contra los Estados miembros. A mediados de 2010 prácticamente todos los Estados de la eurozona estaban sometidos a ese tipo de procedimientos.

La Comisión les ha pedido incluso que se comprometan a volver a situarse por debajo del límite del 3% antes de 2014, sin importar cuál sea la evolución de la situación económica. Los medios previstos para alcanzar esos objetivos no consisten en la imposición de un gravamen a los altos ingresos o las transacciones financieras sino más bien en una disminución del salario directo e indirecto, o sea en aplicar políticas salariales restrictivas y reducir o eliminar sistemas públicos de retiro y de salud.

Complementación entre las políticas de la FED y del BCE

La política monetaria fuertemente expansionista de Estados Unidos consiste en comprar en el mercado secundario obligaciones soberanas a mediano y largo plazo, de 2 a 10 años, para que las nuevas emisiones que debe hacer la FED encuentren quien las adquiera a una tasa de interés relativamente poco elevada, o sea soportable para las finanzas públicas estadounidenses.

Esa política no sólo es la que conviene a los intereses del capital estadounidense sino que corresponde además a los intereses del capitalismo multinacional. Es el principal instrumento de una práctica de tasas de interés muy bajas, por debajo del nivel real de la inflación. Se trata de permitir, no sólo a Estados Unidos sino también a Europa y Japón, que puedan enfrentar su montaña de deudas aplicando tasas mínimas.

Todo aumento del rendimiento de las obligaciones llevaría a esos Estados a la bancarrota. Además, a mediano plazo, esa práctica laxista tendrá un efecto inflacionista que reducirá el valor de esas deudas públicas y disminuirá, en términos reales, la carga que representan.

Dado el lugar tan especial que ocupa el dólar en la economía mundial, la Reserva Federal estadounidense es el único banco central que puede darse el lujo de adoptar ese tipo de política, y sobre todo que puede aplicarla a tan gran escala. Cualquier otra moneda nacional se vería inmediatamente bajo el fuego de los mercados y fuertemente devaluada. La FED es el único banco central que puede darse el lujo de fabricar dinero y lograr que los agentes económicos extranjeros lo acepten.

La monetización de la deuda estadounidense permite, al proporcionar municiones a los mercados financieros, emprender ventajosamente operaciones de especulación contra la eurozona. Esto coincide con los objetivos de la Unión Europea, ya que permite movilizar los mercados y presionar a los pueblos europeos para obligarlos a aceptar una drástica disminución de su nivel de vida.

El efecto de las políticas presupuestarias que los Estados miembros han puesto en marcha no será otro que impedir el redespegue económico, fragilizando aún más las finanzas públicas y reclamando nuevas transferencias de los ingresos de los trabajadores a los bancos y las empresas. La crisis del euro continuará prolongándose. Y la voluntad ya expresada por la agencia estadounidense Moody’s de reducir nuevamente la nota de las obligaciones del Estado español, debido a sus «elevadas necesidades de refinanciamiento para 2011» [7], confirma este diagnóstico.

Jean Claude-Paye

1] «La Unión Europea y los «hedge funds»: ¿regulación o abandono del territorio europeo?», por Jean-Claude Paye, Red Voltaire, 12 de noviembre de 2010.

[2] «La FED va injecter 600 milliards de dollars dans l’économie américaine », por Audrey Fournier, Le Monde, 4 de noviembre de 2010.

[3] «La Banque centrale européenne prolonge ses mesures exceptionnelles de soutien», por Mathilde Farine, Le Temps, 3 de diciembre de 2010.

[4] «La BCE poursuit son programme de rachat d’obligations publiques», por Audrey Fournier, Le Monde, 2 de diciembre de 2010.

[5] «Les Etats-Unis à l’origine des tensions au sein de la zone euro», por Sebastien Dubas, Le Temps, 3 de diciembre de 2010.

[6] Ver: Manifeste des économistes atterrés. Crise et dette en Europe: 10 fausses évidences, 22 mesures en débat pour sortir de l’impasse, 14 de septiembre de 2010.

[7] «Moody’s envisage une nouvelle dégradation de la note de l’Espagne», Le Monde con AFP, 15 de diciembre de 2010.

Esta semana, los que somos partidarios de las libertades, los que no aceptamos de buen grado la autoridad ni los privilegios, estamos de enhorabuena.

Los tunecinos han decidido que ya está bien, y han echado a la dinastía del dictador Ben Alí y de su reina Leila Trabelsi. Que huyeron el 14 de enero.

El 7 de enero, Ayub Alhammi, un joven tunecino, se quemó a lo bonzo para protestar por haber perdido su puesto de venta de verduras. Único ingreso de este estudiante universitario. Fue como una mecha que hizo explotar el polvorín del descontento popular. Especialmente ante el aumento de precio de artículos de primera necesidad como el pan.

Esto no es nuevo, siempre han existido levantamientos cuando la población percibe que se ha traspasado cierto umbral de humillación, de desesperación. A esta revuelta se la ha llamado del hambre.

Lo que sí es nuevo es que se ha producido en un estado musulmán. Una revuelta desprovista totalmente de rasgos religiosos que sin embargo cuenta con numerosos simpatizantes y emuladores en todo el occidente islámico. También es nuevo el papel de la red, que ha servido como punto de reunión, discusión y organización para los insurgentes. Hecho que encumbra más aún a la red de redes como un espacio de libertad, ante el que las autoridades y demás poderes son impotentes. Hecho del que personas como yo nos alegramos profundamente.

¿Pero es casualidad que ahora y aquí se haya producido este levantamiento?

Sí y no. En sí es un hecho imprevisto. Como imprevisto era, hace apenas un año, que el coste de algunos artículos básicos escalaría hasta los niveles actuales. En este sentido parece que la aleatoriedad ha favorecido la concurrencia de circunstancias que el dictador Ben Alí no pudo prever. Pero no es un hecho imprevisto en el sentido que las circunstancias actuales hacían, de una manera u otra, prever que en algún lugar del mundo podía explotar la presión de los mercados.

La presión de los mercados. Esa es la razón de fondo que explica la desesperante situación de los tunecinos. Más allá de la insoportable carga de Ben Alí y los suyos. Más allá de una dictadura encubierta y justificada en occidente. Recordemos que en agosto de 2010 un enorme incendio en Rusia devastó parte de la cosecha cerealística. Hecho ante el cual el Kremlin decidió prohibir las exportaciones, al menos temporalmente. Esto de hecho ya anunciaba una escalada en los precios del cereal, ya que Rusia es uno de sus principales productores. Lo que no estaba anunciado era que en los mercados de inversión se leyó este desastre como una oportunidad de oro para invertir en commodities como cereales, trigo o petróleo.

Y esta es la razón en última instancia que ha propiciado la caída de Ben Alí. El oportunismo de unos mercados que recordemos mantienen en estos momentos sojuzgado a prácticamente todo el planeta. Incluyendo a España. Sí alguna conclusión hemos de extraer de este episodio es que los mercados no funcionan como una máquina engrasada para redistribuir la riqueza y aumentar el bienestar de los ciudadanos. Los mercados son una máquina engrasada para producir beneficios desestabilizando o destruyendo todo lo que se le pone por delante. Es la prueba fehaciente de que este invento liberal de los mercados desregulados es una bomba de relojería para la estabilidad del planeta.

Dado que las medidas políticas tomadas tras el colapso financiero de 2008 han dejado incólume el poder y la movilidad de los capitales especulativos. Es de esperar que volveremos a asistir a nuevos episodios en los que la tensión provocada por los mercados estalle en algún punto del planeta. No se trata ya de una pugna por liberarnos de personajes funestos como Ben Alí. Si no de romper la perversa lógica que hace que los ciudadanos estemos encadenados a las decisiones de unos privilegiados, que deciden sobre la vida y la muerte de los demás.

El triste e hipócrita papel de nuestras democracias debería ser un aviso para todos de que no hay nada en estos momentos que detenga el papel depredador de los mercados.

Túnez ha sido como la Bastilla. Las circunstancias mantienen asombrosos paralelismos. Cuando estalló el 14 de julio de 1789 la revuelta en París, las razones no eran estrictamente políticas (liberté, egalité, fraternité), si no que la precariedad de los pobres se había vuelto insoportable tras una serie de malas cosechas. Así mismo, como hoy, había una clase de privilegiados que miraban hacia otra parte ante el sufrimiento de los desfavorecidos. Una clase que no dudaba en dejar morir de hambre a los ciudadanos si eso les permitía seguir con su opulento nivel de vida.

Del mismo modo, había una justificación ideológica al atropello. Dicha justificación se articulaba de la siguiente manera: Si los nobles disponen de riqueza, estos generan demanda con su dispendio. Con su consumo y sus inversiones dinamizan la economía, dando empleo a la burguesía y al pueblo llano. ¿No encuentran asombrosas las equivalencias?

Siguiendo este razonamiento entenderán que hoy, la Bastilla puede ser cualquier lugar del mundo. Los bruscos cambios en los flujos de inversión se han convertido en un volátil explosivo que en manos de los mercados puede hacer zozobrar tanto dictaduras como democracias. Todo ello en nombre de la rentabilidad que en 2008 estuvo a punto de hacer caer en el abismo a occidente.

Dos años después seguimos en un escenario inestable. España está al borde de ser rescatada por los mismos que han provocado su postración. Y la pregunta que me hago es cuando va a empezar el siguiente capítulo de esta tormenta. Porque dado que no se ha hecho nada para apaciguar las aguas, estoy seguro de que vamos a asistir a más hechos como los de Túnez.

Este es el título del que debería ser el libro de cabecera para comprender lo que ha acontecido estos últimos años en el que la burbuja financiera ha postrado a las democracias occidentales.

Por supuesto, es inevitable que tenga tintes políticos. No olvidemos que las repercusiones de la actividad financiera no se circunscriben a dígitos en una pantalla de plasma. Tiene efectos muy reales en las personas de carne y hueso. Tan reales como un terremoto o un tsunami.

Aquí les dejo esta obra de Juan Torres López, catedrático de economía.¿Por qué se cayó todo y no se ha hundido nada?

Últimamente se está discutiendo acerca de casi todos los aspectos que rigen la actividad política y la económica. Pero con como telón de fondo y denominador común la crisis. Una crisis que parece arreciará en 2011, y en la se juega nada menos que el futuro del euro, y por ende, el de la UE. Un aspecto importante de lo que acontece hoy en España es que el mundo tiene sus ojos escrutando la deriva del país. Como he dicho, está el futuro de Europa en juego. La caída de España en forma de rescate probablemente tendría repercusiones a escala global. Por esta razón hay que coger con pinzas y microscopio cada gesto, cada palabra que se proyecta en el ámbito público. Asimismo un servidor se pregunta qué parte de la historia es la que no vemos, que es lo que se nos oculta. Hay mucha incertidumbre, hay miedo.

Esta semana el tema de moda está siendo el modelo de estado. Aznar en unas declaraciones incendiarias señaló que el modelo autonómico es inviable, achacando a las comunidades autónoma (CCAA) el lastre del déficit presupuestario. Toma ya.

Algunos se han apresurado a recoger el guante. En Libertad Digital se apunta un posible regreso de Aznar a la palestra. Y no sería de extrañar,  pues no se explica de otra manera el problema que le ha creado a Rajoy con semejante afirmación. Recordemos que varias de las CCAA más endeudadas están gestionadas por el PP. La respuesta de estas ha sido claramente contraria a seguir las indicaciones de Aznar. Cosa perfectamente comprensible. Tenemos el ejemplo de Valencia. Con un presidente que a pesar de sus imputaciones sigue campeando a sus anchas. Con unos medios de comunicación totalmente domesticados, y lo que es más importante, con perspectivas de una reelección.

Para los partidarios de un refuerzo del poder central, vamos a llamarlos jacobinos, la admonición aznariana ha sido como una bendición para abrir la caja de pandora: El modelo de estado. Un modelo que hasta ahora sólo la más rancia derecha y algunos centralistas en la órbita (aplaudan) socialista se habían atrevido a cuestionar públicamente. El debate está servido.

Quizás esté de acuerdo en que el modelo es inviable. Pero las razones aducidas, duplicación de servicios, incompetencia de los administradores, etc., suelen quedarse cortas. Ya que, privatizaciones aparte, se pide que sean la CCAA autónomas quienes mayormente reduzcan su peso en la administración. Obviando, intencionadamente opino, el hecho que algunas de estas comunidades son entidades nacionales que no van a renunciar fácilmente a su cuota de autonomía. En todo caso sí resulta coherente que en el ideario neoliberal, tema del que hablo en este post, se abogue por un adelgazamiento del estado. ¿Pero y este ataque furibundo a las CCAA?

En realidad es un torpedo en la línea de flotación de la identidad nacional de Catalunya, Euskadi o Galicia. Y Aznar lo sabe. Es por esta razón que la sugerencia de volver a un modelo centralizado ha jaleado a las bases del PP. Ya que es bien conocido el éxito de la estrategia de que “la unidad de España se rompe” para movilizarlas.  Por contra, la cara triste, los barones regionales, están lógicamente disgustados y ya han negado públicamente su intención de ceder competencias. Aznar parece que nos está diciendo algo así: “Si mandara yo, aquí iban a cambiar muchas cosas, y todos a callar”.

En realidad, y dado el inequívoco carácter plurinacional del estado español, un modelo federal sería mejor que este café para todos de las autonomías. Mi inclinación personal pero, es el de la confederación. La Confederación Ibérica. Sé que suena extraño, pero este es realmente el encaje para todos los miembros del estado. Y posiblemente Portugal se adhiriese a la idea.

En una confederación sus miembros tienen rango de nación. Autonomía suficiente para decidir si quedarse o partir. Con amplias competencias respecto de su legislación, dejando para el poder central sólo algunas y de común acuerdo. Por ejemplo defensa o política exterior.

La insostenibilidad del estado español, paradójicamente, hay que buscarla en las condiciones que permitieron el crecimiento del gasto público. Es decir, en el tiempo de la burbuja económica. Que coincide básicamente, aunque no es una coincidencia, con las dos legislaturas de Aznar.

Dicha expansión del gasto siguió aumentando con la presidencia de Zapatero. Hasta que sobrevino el pinchazo económico. Las divergencias entre gasto público e ingresos, es decir el déficit,  se acentuó enormemente a partir de entonces. Exacerbado a causa del aumento de desempleados o la disminución de ingresos provenientes de la actividad inmobiliaria,  entre otros muchos factores. Visto así, sólo un milagro hubiese impedido el actual estado de cosas. Ya que ni bancos centrales, ni agencias de rating, ni las propias entidades financieras quisieron ver el humo del incendio. Resumiendo, combustión espontánea

Finalmente señalar que la sospecha de insolvencia bancaria, la corrupción,  así como el importante peso de la economía sumergida y de la evasión fiscal, son entre otros, factores que han suscitado no poca controversia. Y me atrevería a decir que parte de la desconfianza que ahora mismo España despierta en el mundo. En este sentido, las declaraciones de Aznar resultan como poco demagógicas, puesto que añaden más presión a una nación al borde de la intervención. Con las repercusiones que ya he indicado.

Adicionalmente, el rescate multimillonario de las entidades financieras, prestándoles dinero público a bajísimo interés, ha sido a su vez empleado para que estas mismas entidades compren deuda soberana a intereses mucho más altos. De manera que se ha establecido un ciclo diabólico en el que el perro muerde la mano que le da de comer.

La puntilla a este estado de cosas ha sido la marcha atrás del gobierno en la ley de transparencia. Hecho cuyas connotaciones van más allá del simple formalismo, o lavado de cara. Consagran una opacidad que es precisamente lo que pone tan nerviosos a los mercados y a algunos ciudadanos como yo. Y que afecta tanto a la administración pública, como a empresas. Muy inquietante es el papel de los bancos. Recordemos que en los stress-test del 2009, los bancos irlandeses superaron las pruebas cuando de hecho estaban a punto de quebrar.

La solución central aznariana parece obviar estas consideraciones y tirar por un atajo directo a las bases más reaccionarias del PP, y a los desafectos con la la periferia, que no olvidemos cuenta con muchos partidarios entre los votantes del PSOE.

La dicotomía izquierda-derecha, federalismo-centralismo no tiene necesariamente que formar parejas fijas. Pero parece que el golpe de timón de Aznar va a polarizar posturas. Tratando a la izquierda federalista como causa del los problemas de España. Extendiendo un tablero de juego en el que no caben medias tintas. Conmigo o contra mí. La España roja contra la España negra. En un maniqueísmo que va dejando cada vez menos oxígeno para otras propuestas, para otras ideas.

Por estas razones, no es casualidad que haya colocado una bandera neorepublicana en el encabezado. Pues empezamos a vernos cada vez más a un lado u otro de las trincheras, aunque estas sean más simbólicas que reales. Aunque la lucha se dirima ya no en las calles, si no en la red.

Lobo estepario // Jan 18, 2011 at 7:55 am

Amén.
Ya he tenido hoy ocasión de opinar acerca de lo feo que ha quedado eso de arrepentirse acerca de la ley de transparencia. Feo, y sospechoso. La sensación que me queda es algo así como que detrás de un escenario vacío se oye trastear entre bambalinas… ¿Qué coño estarán haciendo? Nada bueno, seguro.

Necesitamos un destape, como en la transición.

Esto de que ni el estado, ni las cajas de ahorros, ni los bancos, ni las inmobiliarias, ni los ejecutivos, ni… Vaya, que ni dios quiere enseñar las vergüenzas, los caprichos, las fugas y demás canalladas, dice mucho de un país, de sus gentes. Qué mierda de país.

En la localidad alicantina en la que me encuentro, ¿Saben qué dijo el alcalde cuando se subió el sueldo? Qué era importante para representar mejor la ciudad… Manda huevos.

También opiné en su momento acerca de mi postura para eliminar las diputaciones. Es de sentido común, pues el redimensionamiento territorial, con los avances en transporte y telecomunicaciones, creo que lo hacen más que factible, deseable (además de que dejaría sin placa a Fabra, el sheriff más malote de la península). No así con las CCAA, ese es un debate aparte, ya que implica algo más que la cuestión meramente administrativa.

Cualquiera con dos dedos de frente entiende esas implicaciones y sabe que precisamente en razón a ellas es por lo que se plantea el debate de las CCAA. Ya sabemos que no existen los santos, o si existen, por nuestras almas impuras no podemos verlos. Pero el papelón que llevan haciendo el PPSOE… desde que recuerdo, es patético, penoso. ¿Como se puede estar jugando a dos bandas tan descaradamente?. Demonizar al adversario en un lugar y besarle en otro. Aquí sí, aquí no, como una zorra cualquiera. Para que después digan que no hay difrencias territoriales, oiga. Sólo recuerdo un paralelismo con Fernando VII, patán dónde los haya en la larga lista de patanes que han tenido el poder en reino.

Mire usted, da la casualidad que no nací como español. Y como estoy con la soga al cuello pues se puede decir que ya ando haciendo las maletas para volver. Un poco a disgusto, y muuuy cabreado. Tan cabreado que me estoy pensando quemar el DNI cuando haya cruzado la frontera. Tan cabreado, que me gustaría grabarlo y colgarlo en youtube.

O si se quiere, voy a ofrecer otro ángulo pero con la misma óptica. Tengo dudas. Dudas razonables. Se supone que mis ideas, mas propias de izquierdas que nada, son las que buscan justicia y todas esas mariconadas de los buenos. Ok. Pero cuando oigo a los cavernícolas, que vaya sí abundan, echando balones fuera. Me da que pensar si merece la pena protestar, opinar o siquiera mover un dedo por ellos. A pesar de ellos. Quizás fuese mejor que le lamiera el trasero a cualquier potentado, sí, al estilo Ansar. Y que le den al mundo mundial.

Otra duda que me asalta surge cuando me hago una visión del conjunto de esta nuestra comunidad. La democrarca hispánica. Empiezo a sentir simpatías por aquellos que en los años 30 del siglo pasado no dudaron en liarse a mamporros por llegar a sus objetivos. A mi edad, ya no me interesan los coches, la moda o el último chisme de apple. Curiosamente, al contrario de lo que le pasa a tantos cuando se envejecen, me escoro a la izquierda cada vez más.

Pero volvamos al asunto. ¿Tiene salvación esta democracia? Mis sensaciones me dicen que no. Entre otras cosas porque necesita de una masa que la rehabilite. Y no veo mucho al pueblo español por la labor. Entonces, y a pesar de eso, ¿merece la pena la molestia?
Me vienen a la cabeza ideas, como el eslogan de las monarquías ilustradas: “Por el pueblo, pero sin el pueblo”. O la de las dictaduras comunistas “La dictadura del proletariado”. Es como montar cubos de Rubik de diferentes formas, pero con idéntico resultado: Al final, los de arriba, acaban siempre por darnos por el culo.

Así que me gustaría que alguien propusiera ideas acerca de si es posible impedir esto. Es más, me da a mi que es la condición fundamental para que la humanidad avance un poquito en este cenagal. Y si no es posible, ¿que queda entonces… retirarse a una cabaña, sentado en una mecedora con una escopeta en la falda?.

P.E. Disculpad el rollo macabeo y las notas biográficas… era del todo imprevisto.

Fe de errores: Por alguna razón he hablado de rehabilitar la democracia, aunque en realidad debería haberla señalado como objetivo, no como origen.

Link

Comentario insertado en la Trinchera Digital

Efectivamente se debe reconocer que en algunos casos la duplicidad de administraciones implica una onerosa carga al contribuyente. Situación que debería corregirse amén de las circunstancias actuales. Un ejemplo claro es el de las diputaciones provinciales que opino deberían suprimirse.

Dicho esto, indicar que en algunos casos es necesario un cierto autogobierno. Ya sea por razones culturales, como en los casos de Nafarroa, Euskadi, Galiza o Catalunya. Ya sea por otras razones, como el caso de Andalucía o Canarias. Por supuesto que pesa mucho el concepto de “café para todos” en la génesis del estado autonómico. Pero echo en falta una estructura más clara. Una mayor responsabilidad fiscal y política. Se trata de dotar a cada territorio de un mayor protagonismo en sus asuntos.

Siempre señalo como ejemplo el de los lands alemanes. Aunque si me preguntan, personalmente me inclino por un modelo confederal al estilo suizo, por ser más democrático y participativo. Se trata aquí de restar argumentos al victimismo nacionalista periférico, justificado o no, así como al nacionalismo españolista, que no tolera otras realidades nacionales.

La península ibérica, sus pueblos, tienen heredados una idiosincrasia particular. Así lo atestiguan observadores externos desde la época del Imperio Romano. La construcción de la nación española fue una imperfecta unión, por asimétrica, que se quedó a medio camino entre el centralismo francés y la atomización italiana. 300 años después de los decretos de Nueva Planta, 35 años después del sombrío régimen, he aquí que siguen esas pulsiones vivas y coleando.

Una última cosa, tanto el gobierno central como los territoriales deberán estar dispuestos a su vez a ceder parte de sus prerrogativas, si es que están por la labor de construir una Europa fuerte. En todo caso, el proyecto paneuropeo está en la cuerda floja, a la vista de las presiones que sufre por parte de gobiernos y mercados. En este sentido, me entristece observar que se está muy lejos de lograr algo valorable por parte de sus ciudadanos. Parece que en esta Europa sólo se encuentran cómodos los fondos de inversión y algunos privilegiados.

No importan los métodos, lo que importan son los resultados. Quizás el señor Friedrich Hayek y yo mismo estaríamos de acuerdo en este enunciado. Me explicaré. Según Hayek las personas espontáneamente hemos ido creando un orden, una economía, unas leyes, de manera más o menos inconsciente y sin saber muy bien hacía dónde se dirigía la comunidad humana en el proceso. Esta idea del orden espontáneo es la que vertebra su crítica a cualquier intento de forzar la dirección que toma un conjunto de personas, como puede ser una nación. Hayek, es conocido por su crítica feroz a los regímenes comunistas, máximo exponente de la planificación, del intento de forzar las cosas en una dirección.

En realidad y hasta aquí estamos bastante de acuerdo. Una de las razones fundamentales que se esgrimen contra tal sistema es que los planificadores difícilmente pueden conocer todas las necesidades de cada uno de los miembros de la sociedad que dirigen. En clave económica esto se traduce en que las economías planificadas están abocadas al fracaso debido a que no son sensibles a las demandas reales de la población. Por contra, las economías liberales se autorregulan, y responden mejor a las necesidades y expectativas del ciudadano…

Hayek, también es conocido por ser uno de los pilares del pensamiento neoliberal, en especial en lo que atañe a la economía. Claro está que al decir economía estamos de una manera u otra implicando muchos aspectos de la civilización humana. Su política, su cultura, su idiosincrasia. En los años treinta del siglo XX, mantuvo un memorable duelo dialéctico con John Maynard Keynes, precisamente acerca de la necesidad de la intervención del estado en los asuntos económicos. En aquellos momentos se entendió que Keynes andaba más acertado y sus recetas se aplicaron para mitigar los efectos de la “Gran depresión”. Pero dejemos a Keynes, del que quizás escribiré otro día. Ya que más acuciante es analizar que ha sucedido los últimos años, en los que las tesis de Hayek se han impuesto. Especialmente en las naciones anglosajonas y que ha tenido en los neocon (por neoconservadores) sus más adelantados defensores.

Después de ochenta años de la Gran depresión, el mundo ha vuelto a resfriarse a causa de una serie de burbujas que se podrían englobar en una gran burbuja crediticia. La consigna de este periodo ha sido, y sigue siendo, un laissez faire en lo que a la economía se refiere. Con esto no pretendo decir que los gobiernos se hayan inhibido de regular el mercado. Pero la archiconocida globalización no habría sido posible de no haberse acordado una cierta relajación de las normas. Permitiendo una interconexión a nivel planetario de los mercados, en parte gracias a la red que también ha posibilitado que usted lea estas líneas.

Una vez consumado el estallido de la burbuja en 2008, ha vuelto a ponerse encima de la mesa la cuestión de cómo deben de funcionar los mercados. Hayek estaba en lo cierto al decir que sin intervención estatal la economía encuentra su camino. Yo no conozco a fondo las teorías económicas de la llamada Escuela austríaca, pero sé lo suficiente para entender que con menores regulaciones se facilita la fluctuación de bienes y capitales. Y no menos importante, que el valor de las cosas es subjetivo, es decir, que está sujeto a múltiples factores muy cercanos al individuo, lo que dificulta, si no imposibilita, que desde un actor externo se trate de anticipar o imponer una regla o un precio al desconocer este el valor real de tal bien.

En realidad no está mal la idea, si no fuese porque estamos en un mundo real con personas reales. Del mismo mal que murió el comunismo, morirá el capitalismo. Ciertamente parece que las sociedades dirigidas no han funcionado hasta ahora. Pero, ¿y ahora?

La crisis del 2008 ha sido la puntilla, simplemente para hacer saltar un resorte en mí y plantearme cómo deberían ser las cosas para una sociedad mejor. Por ejemplo y acerca del comunismo, Hayek dijo que el marxismo fue un intento con buenas intenciones, de raíces hondamente cristianas, en una sincera preocupación por el bienestar de los obreros que impulsó a Karl Marx a tratar de crear un proyecto, una hoja de ruta, que liberaría a sus congéneres del yugo capitalista. Pero un proyecto que llevaba en su simiente la génesis del fracaso. Ya he explicado que según Hayek las sociedades dirigidas no se desarrollan adecuadamente porque castran la libertad y supongo que extendería el asunto hasta la propia felicidad del individuo…

Es importante señalar aquí la aportación del pensador Karl Popper, en especial en su obra más conocida La sociedad abierta y sus enemigos. En esta obra escrita en plena 2ª Guerra Mundial, crea una división que puede arrojar bastante luz acerca del tema que nos ocupa. Popper y Hayek coincidían en algunos puntos y parece ser que de hecho se influenciaron mutuamente… Pero volvamos a nuestra división. Popper sostenía que a lo largo de la historia han existido básicamente dos maneras de enfrentar la realidad. Una visión representada por pensadores como Parménides o Sócrates y otra defendida por Aristóteles y otros. ¿Y en qué se diferencian? Pues quizás pecando de simplista lo resumiré en que mientras unos aceptan la falibilidad humana (hasta el extremo en que Sócrates afirma no saber nada), los otros creen competente al ser humano para llegar a un conocimiento espistemológico. Esto aunque parece que nos aleja del tema, en realidad nos lleva al meollo de la cuestión. Ya que siguiendo la lógica del razonamiento acerca de lo afirmado por estos últimos, podemos entender como Platón se atrevió a diseñar una sociedad perfecta, la Polis platónica. Para un pensador como Popper, intentos de ese tipo son precisamente los más nocivos, ya que al establecerse algo como verdadero puede también ser inmutable… de ahí al pensamiento único hay sólo un paso. Precisamente, Platón, Hegel o Marx son los tipos que resultan peligrosos. Pues aunque trataran de proporcionar al mundo un modelo justo, en realidad su soberbia lo que propone es el camino a una dictadura.

Y no me cabe duda, que este canto a la libertad es el guante que recoge Hayek y emplea en su teoría económica…  Y esta teoría es la que sustenta las tesis neocon acerca de lo que debe ser la economía, que en un mundo capitalista y globalmente interconectado equivale a enunciar cual ha de ser la manera en que este afronta este siglo entrante. Llegados a este punto, es dónde yo, a pesar de estar de acuerdo con muchas de las cosas que he expuesto anteriormente planto mi bandera y digo: no pasarán.

Para complementar mi postura debería referirme aquí al solipsismo anarquista de Max Stirner. Stirner, afirmaba que lo único que existe de verdad es uno mismo, como referencia a todo lo demás. En todo caso, las leyes, la moral, las clases sociales… todas esas cosas a las que tanto alude por ejemplo Marx, son invenciones humanas y en realidad no existen. Sólo existe el yo y sus decisiones… Bien, este “yo” frente al mundo, viene a ser el mismo “yo” de Popper o de Hayek. En este sentido hemos de entender el gran atractivo que para muchos liberales, como algunos miembros del Tea party, tienen estas ideas. El problema es que en realidad me parece que muy pocas personas se han planteado dichas ideas en toda su dimensión, o mejor dicho, se han planteado seriamente hacerlas extensivas al resto de la humanidad a parte de mi “yo” y acaso añadiría “los míos”.

El neoliberalismo, los neocon y muchos otros de la misma ralea se llenan la boca citando a Hayek entre otros. ¿Pero en realidad es sincera esa oda a la libertad? En mi modesta opinión, en absoluto. El Laissez-faire no ha hecho un mundo mejor, ni más justo. Ha permitido que unos pisoteen a otros, quizás no directamente, pero sí se ha permitido que otros lo hagan en provecho propio. Me refiero a colonialismo económico, que ahora mismo está devastando medio planeta, en favor del otro medio. ¿Alguien aduciría que las no-normas del mercado libre sirven de algo en este caso? Me pregunto si la invasión de Iraq propiciada por un neocon consumado como Bush, a la búsqueda del petróleo como todo el mundo sabe, se corresponde con una acción de libre mercado, o si quiera de respeto a la propiedad privada.

En realidad, tal como sentencié anteriormente, el capitalismo ha de morir de lo mismo que el comunismo. La causa son las propias personas. Del mismo modo que se puede defender un orden espontáneo, yo deduzco un egoísmo, en el sentido peyorativo del término, latente, genético. Si Marx viviera en nuestros días, estoy seguro de que tendría esto muy en cuenta y El Capital tendría un aspecto muy diferente. Precisamente con el triunfo del solipsismo moral, ya libres de ataduras como la religión o la ética marxista se ha engendrado un hornada de humanos que ya parecen no necesitar prácticamente de coartadas moralistas para sus fechorías. Aquí en España, desde dónde escribo, podemos encontrar un ejemplo patente en cómo se desenvuelven muchos políticos conservadores englobados en el Partido Popular, muchos de los cuales afirman ser defensores del liberalismo y de las tesis de Hayek.

También debo apostillar aquí que en realidad se me hace un poco difícil deglutir el hecho de que los mismos defensores de la libertad creen lobbies para influenciar y hasta controlar gobiernos. Es para mí tan paradójico como el hecho de que se pregone que existe igualdad de oportunidades en el mercado libre, mientras se usan estos resortes de poder o se mantienen fórmulas de propiedad privada tan antiliberales como la herencia.

Este laissez-faire, en realidad y aplicado a la humanidad adquiere tintes dramáticos. Se podría mencionar la superpoblación, el agotamiento de recursos, la contaminación, el cambio climático… Realidades que a mi entender cuestionan la conveniencia de continuar por este camino.

El pensamiento de izquierdas, la izquierda hegeliana, el marxismo, incluso parte del anarquismo parecen haber perdido fuelle las últimas décadas. El derrumbe del bloque socialista pareció indicar el fin de los modelos perfectos, de los proyectos de una sociedad más justa más allá de las democracias occidentales. Efectivamente. colegio con Churchill cuando dijo que las democracias son el menos malo de los regímenes… pero en estos momentos en los que se empiezan a ver grietas en todo el edificio de esta cosa que es la civilización humana, me pregunto si estas democracias y su laissez-faire económico son suficiente respuesta ante lo que quizás, y digo sólo quizás, convendría hacer o dejar de hacer. Tema que me propongo tratar en otro post.

No, las tesis de Hayek han fracasado, porque nunca se han dado las circunstancias en las que estas podrían funcionar. Y no estoy seguro, pero quizás Popper esto lo percibió en su momento, y quizás por esto mismo desconfió de la libertad de los mercados.

No voy a extenderme acerca del significado y la historia del concepto de propiedad privada. Aquí podréis encontrar algunos detalles sobre el tema.

Lo que sí me gustaría indicar desde buen principio es mi inclinación a pensar que justamente este concepto es la piedra angular sobre la que se asienta nuestra sociedad. La posibilidad de poseer a título personal bienes, tierras, y títulos o promesas de estos bienes y servicios es lo que mueve la economía del mundo. Bueno, quizás no toda, puesto que no siempre ha sido así. En algunas sociedades y en otras épocas la propiedad privada no tuvo exactamente las mismas características que conocemos. En algunos casos ni siquiera existió, como en algunas tribus primitivas donde se entendía que todo era comunitario, y acaso los enseres personales una especie de uso particular.

¿Por qué he escogido este tema en primer lugar? Pues porque entiendo que nuestro concepto de propiedad privada es nocivo. Las circunstancias de nuestro mundo han variado drásticamente desde el momento en que se pusieron en marcha las primeras máquinas cuya energía no provenía del esfuerzo humano o animal. Y la actual sociedad necesita desesperadamente cambiar algunas reglas si no queremos vernos abocados a un periodo de tinieblas. Permitidme que justifique este punto más adelante.

Haciendo simplemente un repaso a los últimos treinta años veremos que efectivamente la humanidad ha desarrollado vigorosamente su actividad, espoleada por el deseo de poseer. Esto es, de retener como propiedad privada la mayor cantidad de esos bienes a los que he aludido antes. Pero lo cierto es que en este momento ya se hace patente que por mucho que se intente, nadie puede poseer todo lo que quiera. Independientemente de la fuerza de su deseo o del esfuerzo aplicado en verlo cumplido.

Y las razones son dos. Una, la propia limitación de esos bienes. La Tierra es finita, y por tanto no alberga una infinidad de bienes de ningún tipo, acaso, como dijo Einstein, sí podríamos acordar que lo único ilimitado es la estupidez humana. A lo que yo añadiría que infinita también es su codicia. Solamente así se explica la creciente disparidad entre los que poseen mucho y los que nada tienen.

Cualquiera podría indicar que esto es así en virtud del inalienable derecho a la propiedad privada. Pero yo me pregunto si esa propiedad está por encima de algo como una vida humana. De una forma u otra, siempre terminaremos en este punto. Puesto que esa distribución heterogénea de bienes finitos significa invariablemente que unos tienen que vivir privados de casi todo para que otros naden en la opulencia.

En la historia moderna Marx y Engels fueron algunos de los que cuestionaron este derecho al observar las relaciones que se establecían entre unos y otros. Tampoco voy a ahondar en sus tesis, pero más o menos deberíamos tener claro que debe de ser un tema importante, ya que ocupó buena parte de la vida de estos dos hombres cultivados e informados.

Lo cierto es que todos los intentos para tratar de cambiar nuestra norma sobre la propiedad privada han fracasado. Aquí debo incidir en que en el momento de poner en práctica todas esas nuevas ideas el procesó se pervirtió. Y mi conclusión es porque nunca se pudo eludir algo que de sobras deberíamos conocer en nuestros días: la codicia humana no tiene límites.

Cuando se instauraron regímenes en los que la propiedad privada quedó prácticamente abolida, esta en realidad no se “repartió” equitativamente entre todos los miembros de la sociedad. En lugar de esto, los mecanismos de poder en dichos regímenes quedaron en manos de unos pocos, de manera que a efectos prácticos los bienes eran más suyos que de nadie más. Es más, ante la perspectiva de no poder nunca disponer que esos apetecibles bienes, muchas personas que no pertenecían a esa elite de dirigentes se sintieron desmotivadas para trabajar más y mejor. Una buena referencia a este proceso la encontramos en “Rebelión en la Granja” de George Orwell.

Entonces ¿hay que dar rienda suelta a nuestros instintos codiciosos? Para la oleada de teóricos conocidos como neocon, sí, ya que cualquiera de ellos lo señalará como el motor que mueve el mundo. Pero precisamente, en este momento triunfante, en el que suenan las trompetas loando la victoria de “yo quiero, yo tengo” nos sobreviene una crisis de espanto. ¿Qué ha sucedido?

Pues hablando claro, hemos tenido un empacho de codicia. Hemos querido comer más de lo que había en el plato. Al prestarse dinero indiscriminadamente unas instituciones a otras y estas a los ciudadanos, hemos asistido a un festín que no resultó ser tal, salvo para algunos afortunados.

Por esta razón y visto ya con un poco de perspectiva, parece ser que este rasgo tan humano como es la codicia acaba con desestabilizar cualquier sistema político o económico, por muy bien teorizado que este esté. Marx y Engels no tuvieron en cuenta que aunque elevado a la cumbre desde la base más humilde y proletaria, un tal Stalin ejercería como un tirano despótico más, la naturaleza humana es así. Y los paladines del libre mercado hicieron oídos sordos a los inquietantes sonidos que emanaban de la burbuja que estalló apenas hace dos años… quizás la consigna para estos asuntos es: coge el dinero y corre.

Humildemente, creo que así no se llega a ninguna parte.

Y ahora viene el momento de una sesuda teoría acerca de como evitar estos males. En realidad, la única manera cien por cien efectiva que se me ocurre para limitar los efectos económicos, sociales y ecológicos de la codicia humana, es que la humanidad no existiera. Pero como seguramente llevar eso a término levantaría alguna protesta habrá que pensar en otra solución. Lo cierto es que opino que es necesario encontrar o inventar algún mecanismo, algún límite, que impida la concentración de capital, de tierras, de poder político o de cualquier otra cosa que permita a unos cuantos decidir, disfrutar y hasta perpetuar este estado de cosas.

Clausewitz dijo que la guerra es un instrumento de la política. Muy acertadamente alguien dijo que hoy día, la política es un instrumento de la economía. Una cosa está íntimamente ligada a la otra.

Y esta es la pregunta que lanzo al aire. ¿Se debe limitar la propiedad privada? Y de ella se derivan no pocas. ¿Se debe abolir totalmente o parcialmente?  ¿En que forma y en que cuantía?  ¿Se debe reformar la representación política de los ciudadanos? ¿O es mejor abolirla? ¿Hay que democratizar las empresas? ¿Se debe repartir la riqueza? ¿En base a qué criterios?

Su turno…