Posts Tagged ‘Francia’

Aún no ha terminado el suplicio para los japoneses. Además de seguir aumentando la cifra oficial de víctimas del terremoto y posterior tsunami, viven momentos dramáticos, pendientes de lo que sucede en los reactores de Fukushima.

Ya hay gente con calculadora en mano estimando los costes de la tragedia nuclear, un coste que recaerá directamente a los bolsillos de los japoneses. Por no hablar de los daños a la salud de la población, a la agricultura, a la pesca… Este magnífico artículo publicado en La Vanguardia, nos abre los ojos acerca de quién maneja la industria nuclear, y por qué hemos de temer que las cosas son peores de como nos las cuentan.

Curiosamente, y a pesar de las llamadas a la serenidad que nuestros ilustres nos dirigen, tenemos ya sobre la mesa un efecto Fukushima. En Alemania parece que han entendido las señales de peligro y eso le puede costar la cancillería a frau Merkel. Veremos que pasa en Francia, sede de gran parte de las centrales europeas. Respecto a España, ya sabemos que Zapatero caminará en la dirección que sople el viento.

Sin tener todos los datos en la mano, a un servidor ya le queda claro que esto de las nucleares es inviable, indeseable y ante todo sumamente peligroso. Así es que espero que pronto sean también historia.

Nucleares, no gracias.

Anuncis

Europa saca pecho en Libia

Posted: 19 Març, 2011 in Política
Etiquetes: , , , , , ,

Tarde y mal. Es lo que se concluye de la decisión de intervenir en Libia.

Durante los 40 años de régimen de Gadafi, como en un vals de riñas y reconciliaciones, occidente ha besado y tratado de acabar, no sé si a partes iguales, con el sátrapa libio. Y al menos en una ocasión, en 1986, las bombas americanas estuvieron a punto de finiquitar al dictador.

Pero las cosas como son, lo que importa de Libia es el petróleo, el gas, no su gobierno. Y la política exterior de Europa ha actuado sobre ese eje. Cosa por otro lado nada extraña, pues parece ser la norma en nuestro mundo de mercadeo globalizado.

Lo triste es que sea a raíz de una revuelta que Europa parece que despierta y se da cuenta que cohabita con un dictador. Triste por que se podrían haber hecho muchas cosas antes de llegar a este punto, como dijo Asimov “la violencia es el recurso de los incompetentes” y eso vale por Gadafi y por nosotros.

En clave española, subrayo que el papelón es aún más triste y comulgo con la opinión de Cayo Lara que esta fiesta de bombas le viene como anillo al dedo a Zapatero, para distraer la atención de los problemas domésticos, y de paso, sacar pecho de demócrata. Pero es que lo mismo han hecho otros países europeos, Especialmente Francia, con un Sarkozy en horas bajas.

¿Pero eso quiere decir que no había que intervenir? Sí, había que tratar de parar este conflicto. Como se tendría que haber parado tantos otros, como la guerra Irán-Irak en los ochenta o la carnicería chechena, la enconada guerra civil en Sudán… Es en este punto dónde critico la falta de sinceridad en el espíritu de la intervención. Adicionalmente, veo que va a ser muy fácil derrocar a Gadafi, pero me hubiese gustado saber que propuestas habría para el caso checheno.

La ecuación de muertos es la única que ahora mismo me parece lógica. Intervenir para evitar muertes es lo más deseable. Pero cualquier exceso debería ser monitorizado con detenimiento. El problema es que en las guerras eso no se puede programar y la información raramente llega en toda su dimensión. Por esta razón siento temor por el daño que se va a causar, y vergüenza de que la lógica política y económica nos haya llevado a este cul de sac en el que no intervenir es mirar a otro lado, y hacerlo es causar dolor.

En un mundo globalizado las conexiones económicas son tan fuertes que condicionan las relaciones internacionales. Y de entre todas ellas, la que mejor envenena cualquier acercamiento desinteresado es la de los hidrocarburos. Es en este sentido que entiendo que la ONU debería haber tomado medidas mucho más contundentes y rápidas. El no haberlo hecho ha pavimentado la vía militar, para alegría de nuestros gobernantes, que han aprovechado la ocasión para matar dos pájaros de un tiro.

Por esto me resulta especialmente molesto el lenguaje empleado para definir la intervención. Ya que al tratarse ya no de una manifestación callejera, si no de un conflicto bélico, se tendría que haber sido más escrupuloso a la hora de definir que el objetivo primordial era para empezar, forzar un alto el fuego. Y después dirimir en una mesa lo que hubiese sido necesario.

Por supuesto que Gadafi es un dictador. Y desde luego merece por sus 40 años de dictadura algo más que una bronca. En todo caso, un juicio internacional sería más justo que decidir acabar con su régimen de esta manera. Con una guerra de oportunidad, en tiempos de rebajas políticas.