Posts Tagged ‘Germany’

La economía es un circo, que pide contorsionistas con mucha flexibilidad… En Wall Street o en Frankfurt, pero también en Madrid, el contorsionismo asiático hace furor. La flexibilidad de los empleados orientales es prodigiosa, tiene a nuestros inversores totalmente hipnotizados. Son capaces de trabajar doce horas sin apenas descanso, de hecho, a veces se traen a los niños a la fábrica pues estos no pueden quedarse solos en casa y de paso van aprendiendo los pormenores del oficio de los papás. E incluso se pueden habilitar barracones aledaños para pasar la noche, pues con tanto trabajo no se puede uno permitir el lujo de irse muy lejos.

Este es el modelo a seguir, dicen todos. El problema es que hay algunos que no son nada flexibles. Como en España, que por más que uno echa a la puta calle a los viejos que apenas llegan a las puntas de los pies, resulta que no hay nadie que sea capaz de hacer lo mismo que uno de esos asiáticos, y así nos va. Al menos en Alemania se inventan piruetas nuevas, al estilo Cirque du Soleil. Esos sí que saben, los cabrones.

Anuncis

Ilustración de Kikelin.

Merkel habla a España

La Canciller alemana Angela Merkel está de visita en nuestras tierras, pero antes concedió una importante entrevista a RTVE en la que se habla del contexto económico actual y de lo que hay que hacer para salir de la crisis.

Bien, lo dicho por Merkel tiene mucha tela para cortar. Para empezar cuando dice que hay que mejorar la competitividad puesto que ahora mismo las naciones emergentes están siendo una dura competencia al mercado de la exportación. Sin relacionarlo directamente, también dice que las subidas salariales tienen que ir parejas al aumento de los beneficios. Esto sobre el papel queda muy bien, pero en la práctica supone que en un contexto de crisis va a ser difícil que los sueldos suban. Es más, dado el papel de Europa como principal mercado mundial es de esperar que la reducción del consumo aparejada a la contención salarial contagie al resto de economías, tal como acertadamente apunta Walden Bello en un estupendo análisis de las perspectivas económicas para 2011.

Merkel explica que no ve todavía una armonización fiscal en el horizonte. Esto ya de por sí echa por tierra cualquier intento de coordinar adecuadamente las economías de la zona euro. De hecho, uno de los puntos flacos de la economía actual señalado por economistas keynesianos y otros que no pertenecen al ámbito neoliberal, es que sin una pronunciada progresividad fiscal (esto es, que los ricos paguen mucho más que los pobres), no va a ser posible recomponer la prosperidad de Europa. La crisis del 29 se superó en gran parte gracias a la asunción de que los capitales debían pagar. Desde un punto de vista macro económico eso significa inyectar capital para hacer todo lo necesario para salir de la crisis. Un apoyo que con la desregulación de mercados y los privilegios al gran capital ya no se tiene.

Por tanto, con la contención salarial y una distribución injusta de las cargas fiscales va a ser muy difícil, si no imposible, salir de esta crisis.

Merkel recalca que la solidaridad, la estabilidad financiera y la competitividad van a ser el camino para ver la luz al final del túnel. Pero lo que no dice es que precio social se va a tener que pagar para llegar a los ratios de productividad de un chino o un japonés. Recordemos que la economía alemana es netamente exportadora. Ha basado su mejora económica en los últimos años en productos tecnológicos de calidad, que no sólo se compran en el resto de Europa (un 60% de su mercado), también China o Brasil adquieren productos alemanes para su floreciente industria.

Tampoco es favorable a la emisión de eurobonos, con lo cual el argumento de la solidaridad se queda en una palmadita en la espalda, ya que a efectos prácticos significa hacer una clara distinción entre deuda alemana o española por ejemplo. No soy partidario de expandir la deuda indefinidamente, pero lo cierto es que la política económica de Europa está demostrando pocos reflejos. Principalmente porque la integración política de sus miembros es muy pobre.

Visto así, sin una armonización fiscal y sin una política claramente coordinada veo muy difícil que los PIGS y el resto de naciones europeas más desfavorecidas lleguen a progresar lo más mínimo, a causa de su endeble estructura económica y las enormes disparidades de renta. El argumento de que hay que relacionar sueldos con beneficios puede estar bien en Alemania, especialmente en estos momentos que está en crecimiento. Pero en un país dónde se estima que el 20% de la economía está sumergida y en el que el ex presidente de la patronal tiene múltiples causas abiertas por mala praxis empresarial, sería como darle una lata de gasolina a un pirómano. Por supuesto que sería deseable implicar a los trabajadores en la obtención de beneficios. Pero eso sólo es posible si el comportamiento de la empresas es ético, hecho que a todas luces no es generalizable ni mucho menos. Al menos en España.

Especulación y commodities

En un plano internacional, la relajación de las normas para los capitales ha permitido entre otras cosas la inversión especulativa en una volumen y una velocidad sorprendentes. En otro post expliqué que a causa de la mala cosecha de cereales en Rusia el año pasado, así como de las incertidumbres económicas, estamos asistiendo a movimientos que buscan refugio en las commodities, como el oro, los cereales o los hidrocarburos. Esta especulación se está traduciendo en un importante incremento de los precios al consumo, ya que se suma al crecimiento en la demanda en las naciones emergentes. Esta especulación se calcula que representa más del 50% del total del incremento. Lo que explica los problemas que padecen países cuyas poblaciones tienen las rentas más bajas, entre otros Túnez.

Por tanto estamos ante un panorama de estancamiento, cuando no de contracción económica en la eurozona y sin embargo asistimos a una subida importante de precios. Esto en el argot económico se llama estaflación. Lo que supone que el rigor presupuestario que impone Merkel a los PIGS va ser mucho más duro de lo esperado. Es más, si no se toman medidas esto puede provocar momentos problemáticos a lo largo de este año. Un año en el que sólo Alemania parece que va a sonreír en Europa.

P.D. Un link interesante:

http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/2011/02/04/el-diktat/