Posts Tagged ‘Spain’

Fuente: El País

“Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Después te atacan. Entonces ganas”. Mahatma Gandhi.

Esta es una de las frases que están incendiando la red, especialmente Twitter, y que refleja el sentir de mucha gente que asiste entre perpleja e indignada a la importante divergencia entre las interpretaciones de lo que está aconteciendo en la calle. Es decir, entre la crítica a toda costa de lo que huela a antisistema y el apoyo que desde el propio Internet se le da a los indignados.

Huelga decir que nadie coherentemente está de acuerdo con las agresiones de ningún tipo. Pero hasta la fecha de hoy apenas puedo contar algunas salidas de tono puntuales, como acosar a Ruiz Gallardón (por cierto que por desconocidos y por razones que no me quedan muy claras) o pintarle la nuca a un conseller. En general, pero, las manifestaciones de descontento están siendo modélicas, especialmente teniendo en cuenta las circunstancias. Unas circunstancias que no van a mejorar, si no a empeorar por que así lo han querido políticos y banqueros.

Cuando ya en Alemania se habla abiertamente de que la crisis de deuda europea no tiene solución, en referencia a la evolución de las economías de los PIIGS, es que la cosa es grave. Lo divertido del caso, tristemente, es que mientras hubo bonanza no se tomaron medidas de austeridad en previsión de vacas flacas. Ahora que estas han llegado, resulta que se quiere imponer inútilmente esta austeridad que no beneficia a nadie más que a unos pocos. ¿Tan ineptos son los gobiernos y las instituciones económicas?

No entiendo por qué hay quién se pregunta todavía el porqué de la gente protestando en la calle. El fracaso de toda una generación de economistas y políticos es apabullante, y estos, lejos de tratar de enmendarse, sólo atinan a emplear los resortes del poder para tratar de acabar con la incipiente revolución en Europa. Hay muchos que acusan a los manifestantes de abusar de las libertades, de gritar y no dialogar. Pero la realidad es que no ofrecen ni siquiera un atisbo de complicidad o de confianza a los que están sufriendo injustamente en sus carnes los efectos de su ineptitud, cuando no de su mala fe. Algunos se han atrevido a adjetivar a los que protestan como hijos malcriados de la abundancia. Y ciertamente hasta ahora hemos tenido abundancia, pero no precisamente de valores, ni de justicia, ni de futuro.

Se tacha a los antisistema de totalitarios por que tratan de imponer sus condiciones a golpe de protesta, que la mayoría de ciudadanos, de españoles, han votado por otras salidas. Pero yo me pregunto si no estamos ante el error de muchos, que malinterpretan la realidad de las cosas por que son incapaces de mover su perspectiva. Por que dan por sentado que las opciones que se les presentan desde partidos y élites económicas son las más fiables. ¿Tan fiables cómo para que estemos, ahora y aquí, así?

Hurtando las perspectivas de un futuro mejor a los ciudadanos, los poderes están cavando la fosa de las instituciones a las que dicen servir y defender. Evidentemente que son malos tiempos, pero eso lo puede decir quién lo padece en sus carnes, no ellos. De la misma manera que no se le pueden exigir sacrificios a quién nada tiene a cambio de nada. Esto es la causa principal de la revolución francesa de 1789 y es lo que están cultivando las políticas neo liberales, el caos. No señalen a los manifestantes si no a quienes detentan las responsabilidades como causa de este caos.

Que en Grecia, en Italia, pero también en China, la gente salga a la calle quiere decir que hay un error en el sistema, y el sistema se empeña en hacernos creer que no.

Marea azul en España

“Y murieron con las botas puestas”. Así termina la historia del general Custer y su fiel 7º de Caballería. Y así termina la cabalgata al desastre del PSOE, que se ha consumado en la semifinal, antes de la gran final de las elecciones generales del 2012 que nadie pone en duda que ya son de Rajoy.

Fuente: La Ser

Lo que resulta más dudoso es que efectivamente esas elecciones se celebren en las fechas previstas. La marea azul ha sido lo bastante fuerte como para arrebatarle a socialistas prácticamente todo. Cuando finalmente pierdan la Moncloa, me pregunto que quedará del partido, que como poco se dirige hacia una refundación total.

Ahora queda saber cuan impacientes estarán Rajoy y su equipo de llegar al poder. Si la respuesta es que mucho, entonces proseguirán con la estrategia de los últimos meses, de campaña constante de desgaste. Una campaña que parece que ya se ha vuelto a poner en marcha en boca de la flamante nueva lideresa de Castilla-La Mancha, Mª Dolores de Cospedal, la Bienpagá. Ha exigido elecciones cuanto antes, y quizás, observando el azul casi total de España sería deseable que así fuese. Lo contrario augura el peligro de una batalla estéril, tediosa, destructiva, que en poco o nada puede ayudar a España.

O quizás no sea el caso. Con un PSOE mas muerto que vivo, quizas el PP preferirá presentar lo que ahora llaman “un perfil bajo”. Esto es, dejar que Zapatero continue con sus recortes, sin sufrir el desgaste de asumir las riendas antes de hora. Pero me inclino a pensar que la gula podrá más que el cáculo político.

Fuente: La Ser

Pero ¿Realmente tenía otra opción Zapatero? Evidentemente que sí. Para empezar dimitir si era inevitable el programa de recortes, orquestado desde las altas esferas económicas de Europa. Habló de responsabilidad y de viabilidad. Pero ni sus medidas han logrado gran cosa, ni la traición a sus princios ha sido aceptada por el electorado. De hecho, el socialismo español se vendió hace mucho, cuando aceptó las reglas de mercado actuales, que hacen prácticamente imposible las políticas de cohesión social. Especialmente en tiempos de crisis.

Dos años no son nada, dos años de crisis han bastado para dinamitar a un Zapatero difícilmente batible por una oposición torpe y filibustera. Por un adversario tan poco carismático y oportuno como Rajoy. Pero ahí están los datos, marea azul en España. Otra cosa es pensar qué puede pasar los próximos años, si el PP no es capaz de enderezar un poco la situación, sobretodo para los 5 millones de parados (6 según el cómputo) que empañan cualquier valoración positiva sobre la marcha del país. Dos años no son nada, y creo adivinar que el PP puede encontrarse en la misma situación antes de los esperado.

Esta es la razón por la que entiendo que los populares pueden morir de éxito, especialmente si Zapatero decide tirar ya la toalla y pasarle la pelota a Rajoy. La crisis es un monstruo que aún puede fagocitar al próximo gobierno. Y no hay duda de que en ambos casos sería total y absolutamente merecido.

El polémico papel del 15-M

El dichoso 15-M, ese movmiento de perroflautas, que no ha hecho más que molestar con su inoportuna irrupción pidiendo la luna. El 15-M ha venido a ser el dedo acusador a toda la clase política de que está haciendo dejación de sus funciones. Cosa que comparto totalmente. Pero esta protesta de “indignados” a quién ha hecho daño es especialmente al PSOE, porque es el electorado de izquierda quién ha estado receptivo al mensaje: “El PSOE ha traicionado sus principios, ha traicionado a sus votantes”. Y claro está, las traiciones se pagan. Rizando el rizo, José María Barreda, el Ávax de la Mancha, que creyó que traicionando al traidor de su amo iba a ser recompensado, ha visto como Labienpagá le ha pasado por delante.

¿Quién es Enrique Dans?

Pero resulta que van apareciendo en la red análisis que señalan que, después de todo, el 15M pudiera ser no tan fresco, juvenil y espontáneo. Para empezar porque como bien sabe Enrique Dans, uno de sus impulsores, con buen marketing viral se puede vender cualquier cosa. Y quizás la idea que mejor se ha vendido es que la izquierda ya no está con el PSOE, o viceversa que vale igual, precipitando su caída de manera rotunda y anticipada. ¿Y que mejor manera de venderlo que empleando la inocencia, frescura y espontaneidad de la juventud? De ser cierto que son precisamente esos poderes económicos quienes en la sombra  han orquestado y canalizado, con suma delicadeza eso sí, esta pequeña deflagración de descontento popular, me quito el sombrero y le digo a los españoles -macho, la lleváis clara-. Imagino los pensamientos de impotencia de Rubalcaba, quién en ningún momento tuvo oportunidad real de disolver las manifestaciones.

Pero como todas las buenas teorías conspirativas, resulta difícil de demostrar. En todo caso habrá que estar atentos a la evolución de la movida. Después de todo ha sido un fogonazo que quizás ha prendido una mecha de algo mucho más grande. Eso es lo que esperan y desean muchas de las personas que simpatizan con la izquierda y la democracia. Parece una obviedad, pero a veces hay que recordar lo que es una democracia y lo que significa.

El votante “indigno”

Y esta es la interpretación de los socialistas. No puede ser de otra manera, ya que los votantes le han hecho la cama a un partido que los intentó engañar en 2004, y que desde entonces ha enmarañado, judicializado y en definitiva convertido en una pelea de girls en el barro la política nacional. Empleando cualquier cosa que fuese susceptible de agitar a su electorado y desalentar al del adversario, ya fuera los muertos de ETA, las peras y las manzanas o el atentado al espíritu de la transición perpetrado por Garzón. Y los españoles parece que finalmente les han perdonado sus corruptelas, sus mentiras, su chapapote. Por esto y no sin cierta razón, los socialistas se quejan de un electorado “indigno”, muy especialmente el desastroso líder del PSPV Jorge Alarte, que no ha acertado a darle otra explicación a sus mediocres resultados en Valencia.

Pero el votante español hace tiempo que perdió la dignidad. Ahora muchos se conforman con pan y circo, aunque sea del malo, aunque sea Hacendado. Y si es posible, volver a revivir aquellos maravillosos años en los que el verano español era azul, con una legión de obreros construyendo por doquier, para que los nuevos pijos dispusiesen de vistas al mar y aparcamiento para su nuevo 4×4. Esa es la verdad. Y esta utopía es la que ya no puede vender Zapatero, cuya gestión de la crisis ha sido, como poco, desastrosa. El dinero, si es que lo hay, sólo lo puede traer el PP, esa es la idea que ha calado profundamente en el imaginario del pueblo llano.

Pero me temo que por mucho que se lama las nalgas a los triunfadores del 22M, esos buenos tiempos no volverán, al menos no para la gran mayoría. Y quizás me equivoque, pero llegará un dia en que volverán a ser los españoles más progresistas los que tendrán que, una vez más, salir a la calle para propiciar un cambio, que se hace más perentorio que nunca. La democracia española ha envejecido muy rápido y muy mal, tiene las venas esclerotizadas y necesita cambios profundos. Tiempo al tiempo.

La pulsión nacionalista de Catalunya siempre ha estado ahí. Aunque en el resto de la península, en general, se da por sentado que el proceso asimilador es inevitable y que toda resistencia es fútil.

Pero la realidad se muestra algo terca. Así que en periodos de agitación esta pulsión vuelve a aparecer en la superficie. Y en esta ocasión no es diferente. Razones para ello no faltan:

Una balanza fiscal deficitaria en por lo menos 18.000 millones de euros.

El proceso fallido del Estatut, que se saldó con una sentencia del Tribunal Constitucional que fue percibida como una agresión identitaria.

La política de infraestructuras del Estado, que prima sin tapujos a la capital frente a la periferia.

La negativa del Gobierno central a cumplir algunos de sus compromisos con Catalunya.

Las declaraciones de políticos españoles, que señalan a Catalunya como un problema.

Las declaraciones de periodistas españoles, que señalan a Catalunya como un problema.

Las declaraciones de españoles, que señalan a Catalunya como un problema.

Y claro, resulta normal que muchos catalanes, a su vez, vean a España como un problema.

Esto ha sido hábilmente canalizado por quienes denuncian el trato desigual para con respecto a otras CCAAs. De hecho hay cálculos de que la diferencia entre el PIB producido/dispuesto es de un 11%. Lo que la convierte en una paria entre las ricas.
Desde luego Catalunya tiene ese problema, y muchos más. Pero en lo que concierne estrictamente al apartado económico resulta sonoro que muchos empresarios hoy día se manifiesten abiertamente a favor de la secesión. Alguien podría pensar que tienen el cerebro bien lavado. Pero hablar de empresarios catalanes, si hacemos caso al tópico, significa preocupación por el bolsillo. Y lo cierto es que a estas horas queda claro que estar en España no renta. Y sólo esta razón ya es una explicación a que la presión independentista se incremente.

Otro problema añadido es el de la calidad de los sucesivos gobiernos de la Generalitat. Básicamente han seguido el modelo de despilfarro típico ibérico, sólo que a base de endeudarse, ya que ya sabemos que el dinero invertido per cápita es inferior a la de la mayoría de CCAA.

Así que llegados a este punto se entiende el problema que supone para Mas y su gobierno “del millors” el ver limitado su techo de endeudamiento, mientras se le niegan 1.400 millones de del fondo de compensación. Y ante este drama Mas corta por lo sano, es decir, empezando por la sanidad. Eso sí, clamando con que en Madrid no se les trata bien.

A buenas horas mangas verdes, puesto que resulta paradójico que en tiempos de bonanza no se hiciesen las inversiones necesarias para preparar a la economía catalana, y por extensión española, para los desafíos que suponen no sólo las naciones emergentes como China o la India, si no también en el aspecto tecnológico, en el que Alemania, Japón o EEUU se presentan intratables.

Claro, estas inversiones se deberían haber detraído del ladrillo y de fastos varios, que indistintamente del color del gobierno de turno, se han prodigado sin control alguno. Ejemplos notables los hay por toda España, como el AVE Madrid-Sevilla, La Ciudad de las Artes y las Ciencia de Valencia, El Palma Arena en Mallorca, los aeropuertos de Ciudad Real y Castellón. Pero seguro que usted conoce más ejemplos de estas tendencias faraónicas, de gran presupuesto y nulo impacto económico.

No es difícil imaginar cómo son los sueños húmedos de los políticos, inaugurando a todo trapo y sin que falte de nada:

Así que después de tanta fiesta, resulta que la resaca la estamos pagando los que no estuvimos presentes.

Finalmente indicar que indistintamente de los políticos y de cómo va la economía, en la Catalunya rural hace tiempo que las posiciones soberanistas son mayoritarias.

En estos mapas se aprecia la rápida evolución del independentismo.

Así que en realidad esto es como un detonador, que hace tic-tac, sólo es cuestión de tiempo para que el asunto alcance la masa crítica necesaria para convertirse en ineludible.

¿Y mientras tanto que se hace en Madrid? De momento negar el problema. Por que aceptar que este proceso existe, significaría reconocer también que hay que hacer algo. Y el gobierno central no está para fiestas. Veremos sin embargo que es lo que acontece en las elecciones de 2012.

Ilustración de Kikelin.

Merkel habla a España

La Canciller alemana Angela Merkel está de visita en nuestras tierras, pero antes concedió una importante entrevista a RTVE en la que se habla del contexto económico actual y de lo que hay que hacer para salir de la crisis.

Bien, lo dicho por Merkel tiene mucha tela para cortar. Para empezar cuando dice que hay que mejorar la competitividad puesto que ahora mismo las naciones emergentes están siendo una dura competencia al mercado de la exportación. Sin relacionarlo directamente, también dice que las subidas salariales tienen que ir parejas al aumento de los beneficios. Esto sobre el papel queda muy bien, pero en la práctica supone que en un contexto de crisis va a ser difícil que los sueldos suban. Es más, dado el papel de Europa como principal mercado mundial es de esperar que la reducción del consumo aparejada a la contención salarial contagie al resto de economías, tal como acertadamente apunta Walden Bello en un estupendo análisis de las perspectivas económicas para 2011.

Merkel explica que no ve todavía una armonización fiscal en el horizonte. Esto ya de por sí echa por tierra cualquier intento de coordinar adecuadamente las economías de la zona euro. De hecho, uno de los puntos flacos de la economía actual señalado por economistas keynesianos y otros que no pertenecen al ámbito neoliberal, es que sin una pronunciada progresividad fiscal (esto es, que los ricos paguen mucho más que los pobres), no va a ser posible recomponer la prosperidad de Europa. La crisis del 29 se superó en gran parte gracias a la asunción de que los capitales debían pagar. Desde un punto de vista macro económico eso significa inyectar capital para hacer todo lo necesario para salir de la crisis. Un apoyo que con la desregulación de mercados y los privilegios al gran capital ya no se tiene.

Por tanto, con la contención salarial y una distribución injusta de las cargas fiscales va a ser muy difícil, si no imposible, salir de esta crisis.

Merkel recalca que la solidaridad, la estabilidad financiera y la competitividad van a ser el camino para ver la luz al final del túnel. Pero lo que no dice es que precio social se va a tener que pagar para llegar a los ratios de productividad de un chino o un japonés. Recordemos que la economía alemana es netamente exportadora. Ha basado su mejora económica en los últimos años en productos tecnológicos de calidad, que no sólo se compran en el resto de Europa (un 60% de su mercado), también China o Brasil adquieren productos alemanes para su floreciente industria.

Tampoco es favorable a la emisión de eurobonos, con lo cual el argumento de la solidaridad se queda en una palmadita en la espalda, ya que a efectos prácticos significa hacer una clara distinción entre deuda alemana o española por ejemplo. No soy partidario de expandir la deuda indefinidamente, pero lo cierto es que la política económica de Europa está demostrando pocos reflejos. Principalmente porque la integración política de sus miembros es muy pobre.

Visto así, sin una armonización fiscal y sin una política claramente coordinada veo muy difícil que los PIGS y el resto de naciones europeas más desfavorecidas lleguen a progresar lo más mínimo, a causa de su endeble estructura económica y las enormes disparidades de renta. El argumento de que hay que relacionar sueldos con beneficios puede estar bien en Alemania, especialmente en estos momentos que está en crecimiento. Pero en un país dónde se estima que el 20% de la economía está sumergida y en el que el ex presidente de la patronal tiene múltiples causas abiertas por mala praxis empresarial, sería como darle una lata de gasolina a un pirómano. Por supuesto que sería deseable implicar a los trabajadores en la obtención de beneficios. Pero eso sólo es posible si el comportamiento de la empresas es ético, hecho que a todas luces no es generalizable ni mucho menos. Al menos en España.

Especulación y commodities

En un plano internacional, la relajación de las normas para los capitales ha permitido entre otras cosas la inversión especulativa en una volumen y una velocidad sorprendentes. En otro post expliqué que a causa de la mala cosecha de cereales en Rusia el año pasado, así como de las incertidumbres económicas, estamos asistiendo a movimientos que buscan refugio en las commodities, como el oro, los cereales o los hidrocarburos. Esta especulación se está traduciendo en un importante incremento de los precios al consumo, ya que se suma al crecimiento en la demanda en las naciones emergentes. Esta especulación se calcula que representa más del 50% del total del incremento. Lo que explica los problemas que padecen países cuyas poblaciones tienen las rentas más bajas, entre otros Túnez.

Por tanto estamos ante un panorama de estancamiento, cuando no de contracción económica en la eurozona y sin embargo asistimos a una subida importante de precios. Esto en el argot económico se llama estaflación. Lo que supone que el rigor presupuestario que impone Merkel a los PIGS va ser mucho más duro de lo esperado. Es más, si no se toman medidas esto puede provocar momentos problemáticos a lo largo de este año. Un año en el que sólo Alemania parece que va a sonreír en Europa.

P.D. Un link interesante:

http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/2011/02/04/el-diktat/